Información para Profesionales de Turismo
Texto
Panorama
Business vs. Economy: más que una brecha, un abismo

Mientras las cabinas de clase Ejecutiva de los aviones van sumando confort y servicios, con el objetivo de reducir tarifas y maximizar ganancia los vuelos en Turista se están convirtiendo en una misión cada vez más ingrata.

Pareciera que los aviones son cada vez más chicos para los pasajeros de Economy. Pero no. Son las mismas aeronaves de siempre, solo que con más asientos. Y, por ende, con menos espacio para las piernas y lugar en los compartimientos superiores para el equipaje de mano. Además, crece la congestión en los sanitarios.
Para los clientes de Business, en cambio, los aviones parecen agrandarse. Pero también son los mismos; ahora con mucho más espacio y en muchos casos con acceso directo al pasillo para todos.
Para las aerolíneas tradicionales la cuestión pasa por ganar mercados sin sacrificar ganancias. O sea, competir contra las low-cost sin perder de vista a los viajeros corporativos dispuestos a volar cómodos.
En Estados Unidos, las "tres grandes" (American, Delta y United) han lanzado tarifas especiales, denominadas "Basic Economy" que excluyen el abordaje gratuito con equipaje de mano y la preselección de asientos. Otros "beneficios" han sido eliminados para todos los pasajeros de Turista, como el despacho de maletas sin cargo o el servicio de comidas a bordo.
En América Latina, Latam Airlines anunció que comenzará a eliminar la comida gratis a bordo. El cambio, que se está realizando por país y en etapas, representará -según la empresa- un ahorro del 20% para aquellos pasajeros que no hagan uso de ningún adicional. "Nuestro objetivo es que las tarifas sigan bajando y que de esta manera sean cada vez más las personas que ocupen el avión como medio de transporte y quienes ya lo utilizan puedan volar más, pagando sólo por los servicios que van a utilizar", justificó Enrique Cueto, CEO de la empresa.
En Europa fue Bristish Airways uno de los carriers que se subió a esta nueva ola cortando varios servicios tradicionales de a bordo, desde algunas comidas en los servicios de larga distancia a la preselección de asientos en el corto radio.
Lo verdaderamente molesto, y que no se puede cambiar pagando una diferencia, es la extrema estrechez de los asientos. Fue Emirates una de las primeras en implementar una plaza más por fila en sus B-777. Hoy, esa iniciativa está sido copiada por muchos otros carriers, como KLM o Turkish por caso.
Si te pitch se trata, los asientos de "nueva generación" de los A320 de United tienen 2,5 cm. menos de distancia, algo que se repite en casi toda la flota de Southwest. Esto les permite añadir una fila con seis plazas extras por aeronave.
Mientras tanto, en la parte de adelante los aviones estadounidenses crece el lujo. American mejoró notablemente su clase Business en los B-777, United está haciendo lo propio a través de su clase Polaris y Delta comunicó que equipará a sus nuevos Airbus 350 con suites privadas. La configuración, en todos los casos, es de 1-2-1. Del otro lado del Atlántico, British está invirtiendo US$ 500 millones para actualizar sus cabinas premium, bastante desactualizadas para los parámetros actuales.
Paradoja: nunca en la historia aerocomercial se voló tan mal en Economy y tan bien en Business.