Información para Profesionales de Turismo
Texto
Entrevista
Eduardo Osorio, gerente de Fontur: “En mi gestión se ordenó la casa”

Tras asumir la Gerencia del Fondo Nacional de Turismo (Fontur) hace casi cuatro años, Eduardo Osorio presentó un balance de su gestión al frente del órgano ejecutor de los recursos del turismo en Colombia. Obras emblemáticas, procesos claros y transparentes y un trabajo conjunto con los entes territoriales, hacen parte de los logros de Fontur en el último cuatrienio.

-Usted llegó al turismo después de una trayectoria muy amplia en el sector de telecomunicaciones. ¿Cómo valora su experiencia en este sector después de tres años y medio al frente de Fontur?

-En efecto comencé a trabajar en Fontur en noviembre de 2014, después de 26 años de ocupar diversas posiciones y cargos gerenciales en el sector de la televisión y las telecomunicaciones. El cambio fue radical pero absolutamente satisfactorio. Yo siempre he pensado, “¿por qué no estuve antes en el turismo?”, un sector que viene en ascenso, una actividad maravillosa con la cual se puede hacer patria de verdad. Asumí una tarea específica, como lo es el manejo de recursos y ejecución de proyectos para el turismo y me parece que me tocó la mejor de las épocas. Es un tiempo en que la paz ha generado, a mi manera de ver, un incremento en las cifras de visitantes extranjeros, un posicionamiento de Colombia en el mundo y a pesar de las limitaciones presupuestales, que existen siempre en el Estado, se han generado importantes recursos para desarrollar proyectos en infraestructura, promoción y competitividad. El resultado es $ 1 billón 157 mil millones invertidos en estas tres líneas desde 2010 hasta la fecha.  

 

-¿Qué balance hace de su gestión en Fontur?

-Hemos hecho la tarea con amor, dedicación y responsabilidad. Nosotros somos el brazo ejecutor del Ministerio de Comercio, Industria y Turismo. El MinCIT dicta la política a través del Viceministerio de Turismo, identifica cuáles son los productos turísticos de alto valor en Colombia, determina la pertinencia de los proyectos, nosotros los formulamos y se presentan a consideración del comité directivo para su aprobación y después desarrollamos el proceso de contratación y ejecución de los mismos en tres líneas: infraestructura, competitividad y promoción. Eso es precisamente lo que hemos venido haciendo.

En el caso de infraestructura se financian tanto los diseños y estudios previos, como las obras mismas, a través de proyectos cuyos beneficiarios y proponentes son los entes territoriales. Hemos ejecutado desde 2010 hasta la fecha 165 obras de infraestructura turística por más de medio billón de pesos, que es mucho más que el gobierno anterior, cuando se desarrollaron alrededor de 16 obras.

Ahora bien, nos hemos enfocado en los cuatro grandes productos turísticos que identifican a Colombia: Naturaleza, Cultura, MICE y Salud y Bienestar. Con base en estas cuatro potencialidades hemos realizado obras; por ejemplo, en materia de naturaleza hemos construido senderos ecológicos, muelles, embarcaderos, torres de avistamiento de aves, escenarios como el Bioparque Ukumarí, en general, espacios en donde el turista puede palpar la biodiversidad de este país, que es uno de nuestros grandes potenciales.

En turismo de reuniones la gran inversión son los casi $ 250 mil millones en ocho centros de convenciones que ya tenemos funcionando en Barranquilla, Cali, Bogotá, Bucaramanga, Pereira, Manizales y Barrancabermeja.

En turismo cultural hemos desarrollado obras de intervención en patrimonio arquitectónico, en donde se destacan el teatro de Jardín en Antioquia, el teatro de Santa Marta, la señalización turística de los Pueblos Patrimonio, de Cartagena, Santa Marta y un proyecto en ese mismo sentido próximo a terminarse en los 52 municipios del Paisaje Cultural Cafetero.

Se trata de obras con una inversión muy importante y que buscan apoyar los destinos generando atractivos adicionales.

 

-¿Cuál es el balance en competitividad y promoción?

-En la línea de competitividad hemos realizado planes de desarrollo turístico, diseños de producto, procesos de sensibilización, capacitación y formación turística, todos los temas referentes a la calidad de los destinos como lo es el caso de la implementación de las Normas Técnicas Sectoriales, certificaciones de sostenibilidad turística, etc.

Finalmente, en promoción hemos trabajado con entes territoriales en el diseño de estrategias de promoción para el posicionamiento de sus destinos, planes de medios, producción de piezas audiovisuales e impresas, hemos realizado eventos, activaciones, fam trips y apoyado financieramente la campaña internacional de promoción que ejecuta ProColombia. En promoción la inversión ha sido de $ 424 mil millones ($ 424.972.526.321) y en competitividad $ 177 mil millones ($ 177.375.304.234), tanto de fuente fiscal como parafiscal.

 

-¿Cómo ha funcionado el modelo de cofinanciación de proyectos? ¿Qué retos hay cuando la ejecución no depende solo de Fontur sino también de los entes territoriales?

-Es un trabajo que hemos venido desarrollando conjuntamente con los entes territoriales; en nuestra actividad diaria buscamos concientizarlos sobre la importancia del turismo como el segundo renglón de la economía que está generando una entrada de divisas muy importante para el país. Y los entes territoriales así lo están reconociendo; han identificado en el turismo un jalonador de sus economías y han tomado conciencia de que así como invierten en carreteras, salud, educación, seguridad, tienen que invertir en el turismo y meterse la mano al bolsillo para cofinanciar proyectos de infraestructura, pero también de promoción y competitividad.

 

-La mitad de los recursos de infraestructura han sido destinados a centros de convenciones. ¿Por qué no invertir con mayor énfasis en destinos emergentes que tienen grandes necesidades?

-Como le mencioné, la política sectorial que emana del MinCIT caracteriza a Colombia con cuatro productos turísticos fundamentales y uno de ellos son los congresos y convenciones, también llamado turismo MICE, un segmento en el que Colombia tiene un potencial muy interesante por su ubicación geográfica y gran cantidad de actividades que aquí se desarrollan. Sin embargo, no existían para ese nicho específico los escenarios adecuados para esa afluencia de turistas. Se empezó a pensar entonces en la necesidad de construir estos espacios, con inversiones muy importantes, para poner a Colombia en el mapa del turismo MICE como en efecto está sucediendo. Es el caso del centro de convenciones Puerta de Oro en Barranquilla, el cual está generando un interés muy grande; y de Ágora Bogotá, que ya tiene vendidos los espacios para los próximos dos años. Pasamos de recibir 71 eventos en 2009 a 147 en 2016, somos el tercer país en América Latina que más eventos recibe, después de Brasil y Argentina.

 

-Resulta complejo administrar una entidad de la que todo el mundo espera recursos, pero que no cuenta con suficientes…

-Creo que en esta gestión hubo un tema muy importante y es que se ordenó la casa, ¿en qué sentido? Se estableció un procedimiento que va desde la misma presentación del proyecto ante el MinCIT para determinar su pertinencia, luego viene la formulación del proyecto, que es un trabajo conjunto que hacemos con los proponentes. Una vez aprobados los proyectos, viene toda la fase de selección y contratación en donde nosotros somos los ejecutores. Todo esto nos ha generado una ruta muy clara y definida y obviamente una transparencia en la administración y ejecución de los recursos a través de procesos contractuales absolutamente ceñidos a la ley. Me parece significativo entonces resaltar esta organización, cuyo resultado final es una importante cantidad de proyectos de competitividad, promoción e infraestructura ejecutados en los últimos años.

 

-En la pasada Asamblea de Cotelco el manejo de los recursos de Fontur fue objeto de debate en un foro de candidatos presidenciales. Se insinuó incluso que el Gobierno maneja los recursos parafiscales a su antojo…

-La infraestructura es financiada 100% con recursos fiscales. Con parafiscales se financian proyectos cuyos beneficiarios son los mismos aportantes de dicha contribución. Y los proyectos de competitividad y promoción que en la mayoría de ocasiones se financian con recursos parafiscales. ¿A quién benefician? Pues a la cadena de valor del sector. La promoción de un destino, por ejemplo, beneficia a los transportadores, agencias de viajes, hoteles, aerolíneas, restaurantes y demás aportantes. Si bien el mismo Comité Directivo definió que para la aprobación de proyectos no se especificara cuál era la fuente, nosotros sí somos supremamente respetuosos en el manejo de estos procedimientos, porque tenemos una vigilancia y control por parte de la Contraloría y la Procuraduría.

 

-Otro comentario que ha trascendido sobre el modelo de Fontur es entregar a los gremios el manejo de los parafiscales…

-La ley señala claramente que el MinCIT como rector del sector entrega unos recursos a Fontur para que los administre. ¿Cómo los administra? A través de la ejecución de proyectos en las tres líneas mencionadas, que para poder ser desarrollados tienen que ser aprobados por un Comité Directivo en donde hoy tienen asiento cuatro gremios del sector: Anato, Cotelco, Acolap y ATAC. De manera que los gremios sí tienen una injerencia directa en la definición de los recursos y considero que cuatro asientos en dicho comité son suficientes para garantizar la representatividad de los aportantes.