Información para Profesionales de Turismo
Texto
Actualidad
Petra Hedorfer – CEO de la Oficina Nacional de Turismo de Alemania: “Somos el destino cultural número uno de Europa”

En virtud del desarrollo del segmento vacacional, la afluencia de turistas a Alemania crece por encima de la media mundial. En este sentido, Petra Hedorfer, CEO de la Oficina Nacional de Turismo de esa nación europea, ponderó la apuesta por Sudamérica para reforzar esa tendencia.

Aprovechando su paso por Argentina con motivo de la Cumbre Global del World Travel and Tourism Council, AV Latam dialogó en exclusiva con la máxima referente del turismo alemán, nación que capta cada vez más turistas de todo el globo.

En lo que hace al mercado latinoamericano, la ejecutiva no dudó en calificarlo como de “alto potencial” y, con una mirada optimista, dijo que el objetivo es duplicar la cantidad de arribos de aquí a 12 años.

 

-¿El turismo en Alemania está creciendo por encima de la media mundial?

-En algún punto somos como el chico nuevo del barrio, porque hace 10 años no estábamos en esta liga y ahora nos encontramos en el top tres de Europa.

Tratamos de que cada vez nos visiten más personas y en los últimos 10 años el desarrollo fue mucho mas rápido que la media mundial. Esto se debe a que el 80% de los viajeros europeos se mueven dentro del continente y geográficamente nos ubicamos en el medio de Europa. Hoy el 75% de las reservas proviene del mismo continente; lo que es una diferencia respecto a destinos como Francia, donde ese número llega al 50%. Nuestro desarrollo fue rápido y algo habremos hecho bien, porque cerca de un 40% de los viajeros son repetidores.

 

-¿Cuáles son los atributos de Alemania como destino turístico?

-Notamos que a los viajeros les atrae el país, cada vez somos más elegidos como destino de vacaciones, con un gran abanico de alternativas. Hemos logrado el posicionamiento en ese segmento por el gran uso de las bases que existían debido a los viajes de negocios.

Nuestra marca tiene diferentes facetas, como la naturaleza y la cultura. De hecho, celebramos que somos el destino cultural número uno de Europa: esto es porque el market share de quienes viajan a Alemania por razones culturales es incluso más alto que el de Francia o Italia. Tenemos los castillos, los pueblos que van desde el periodo romanesco hasta los últimos siglos y la historia más reciente, incluyendo la reunificación tras la caída del Muro de Berlín.

En este sentido, la parte oriental se ha desarrollado rápidamente, con nueva infraestructura y un cambio en la matriz industrial, pasando de la minería y la acería hacia emprendedores, agencias, medios y servicios.

Asimismo, las viejas instalaciones industriales se vuelven turísticas. Edificios que se convierten en teatros, cines o museos de diseño, como en Hamburgo, donde sus galpones se transformaron en una Filarmónica. Gracias al desarrollo y las inversiones, hay nueva infraestructura que es única y vibrante.

Y, para decirlo claramente, el dinero rinde más. Ofrecemos precios más atractivos que París y Londres, pudiendo ser hasta un 50% más económico.

 

-¿Cuál es el destino más visitado de Alemania?

-Berlín está primera y luego Múnich. Berlín es un destino para todos, pero, de 84 millones de pernoctes anuales, ¿sabes cuántos son allí? Solo 15 millones. Justamente uno de nuestros logros es que el tráfico esté diseminado, porque hay tantos tipos de destinos distintos, como Colonia, las ciudades a la vera del Rin, los Alpes, Hamburgo... Hay muchas historias que contar.

 

-Más allá de Berlín, ¿qué recomienda visitar en un primer viaje a Alemania?

-La ciudad donde nací, Augsburg, es una de nuestras gemas escondidas. Se trata de una de las ciudades más antiguas, de más de 2.000 años. Está a 80 km. de Múnich, que equivale a 20 minutos en tren de alta velocidad. Es muy linda, ya que los edificios presentan un estilo italiano, del periodo renacentista.

 

SUDAMÉRICA EN EL RADAR.

-¿Cuántos turistas recibió Alemania el último año?

-Registramos 84 millones de pernoctes de visitantes internacionales. Un tercio de ellas corresponde a pasajeros provenientes de destinos lejanos.

 

-En este marco, ¿cuál es la importancia de Sudamérica?

-Vemos un alto potencial en estos mercados emergentes. Así que queremos duplicar los números de aquí a 12 años, pero ello también depende de la conectividad y la capacidad.

En Argentina y Brasil la demanda es alta, los vuelos están llenos y las low-cost están entrando al mercado, es decir que la industria ve el potencial. Y la actual operación directa de Lufthansa desde ambas naciones es muy cómoda, con 13 horas de vuelo nocturno.

 

-¿Tienen una relación directa con las aerolíneas?

-Mantenemos una relación cercana con las aerolíneas, muchas son miembros de la Oficina y tratamos de convencerlas de que usen nuestros análisis y know-how de los mercados, y de que colaboren en campañas en redes sociales y eventos para el trade.

 

-¿Cuál es el balance hasta el momento de la reciente apertura de la Oficina en Argentina y cuáles son las expectativas?

-Me complace ver de qué manera abierta nos hemos integrado al trade, ya se trate de los operadores, las grandes OTA o los medios. Todos se muestran interesados en trabajar junto a Michael Meier (director de la GNBT en Argentina), quien está haciendo un trabajo excelente con el apoyo de Julia Grundmann (responsable de América). Vemos un buen escenario y el entusiasmo que se produce en redes sociales y con la información que se difunde en la web. Estamos muy enfocados en el trade, pero a la vez queremos generar más demanda B2C. Establecernos en Buenos Aires ha sido una buena decisión, hemos tenido algunas reuniones y estamos preparando las futuras estrategias.

 

-¿Hoy el idioma es un obstáculo para el turista sudamericano?

-No lo creo. Los viajeros jóvenes de por sí no tienen ningún temor al respecto. Y obviamente todos los que trabajan en la industria del turismo están muy capacitados en idiomas, ya que hay gente que proviene de todo el mundo. Incluso al estar ligados históricamente a actividades de exportación e importación, la mayoría de la gente habla inglés.

 

-Una de las percepciones del viajero latino es que los alemanes son muy serios o incluso fríos, ¿es así?

-Creo que con el Mundial de Fútbol de 2006 pudimos transmitir que podemos celebrar y mostrarnos orgullosos de nosotros mismos.

Lo que sucede es que a veces sentimos la necesidad de ser los mejores o ser líderes, pero las cosas van cambiando: las nuevas generaciones no dedican completamente su vida al trabajo, hay otro balance, disfrutan más de la vida e incluso están naciendo más bebes. Creo que estamos en un buen camino, un poco más relajado. Eso sí: la puntualidad sigue estando allí, los horarios de los transportes se siguen cumpliendo a rajatabla y eso es algo muy bueno para el viajero.

 

GASTRONOMÍA Y BAUHAUS.

-Este año su promoción se centra en la gastronomía alemana.

-Sí. La comida es algo que conecta a la gente: cuando uno visita otro país quiere percibir sus sabores y aromas, conocer sus recetas. Resaltamos la cocina porque en algún punto nos ha resultado estigmatizante: tenemos mucho más que dumplings, salchichas y cerveza. Hay gastronomías regionales muy interesantes, a lo que se suma la cocina internacional y restaurantes con estrellas Michelin. Luego, hay sitios inusuales donde se puede cenar, como en la cima de una montaña e incluso en las viejas minas de carbón, o la posibilidad de una velada romántica sobre los lagos.

 

-¿Y en 2019 será el turno de los 100 años de la Bauhaus?

-Exacto, celebraremos los 100 años de este movimiento artístico e intelectual. A fines de 2018 abrirán nuevos museos en Weimar, Dessau y Berlín, las grandes estaciones de la Bauhaus.

Esta escuela fue desarrollada en todo el mundo por quienes debieron emigrar de Alemania, así que es un legado que nos conecta y que queremos mostrar. Pero no se trata solo de un recordatorio del centenario sino también de lo que pasa en la actualidad: a principios del siglo XX se debatía cómo querían vivir las sociedades partiendo desde los edificios y los estilos, y ahora también tenemos nuestros propios desafíos que se pueden pensar desde esa misma perspectiva.

 
EL PLAN 2030

La llegada a Sudamérica tiene su correlato en el ambicioso plan trazado por la Oficina de Turismo de Alemania, cuyo objetivo es llegar a los 121 millones de pernoctes internacionales en 2030. Este recorrido ya lleva algunos años y se aventura exitoso, no solo por las predicciones globales de la OMT (y los múltiples indicadores utilizados para elaborar el análisis) sino también por los números que Alemania releva año tras año. En lo que refiere a Sudamérica (sin contar a Brasil), se espera que la cifra pase de 500 mil a 2,4 millones de estadías en el período 2014-2030, siendo la región que más crecería en ese lapso.