Información para Profesionales de Turismo
Texto
Nota de tapa
La caída de Snow Travel y una crisis que desnudó las falencias en los controles del sistema de turismo estudiantil

El incumplimiento de los 7.200 contratos de Snow Travel se saldó con un acuerdo para activar el fideicomiso y que agencias y prestadores colaboren para sostener la prestación de los servicios. Lo que es insostenible son las graves deficiencias en los controles por parte del Ministerio de Turismo como administrador del sistema. Cuando pase la crisis, se vienen reformas y, además, esperan en la Justicia más de 20 demandas contra agencias a las cuales una Asociación de consumidores les exige que restituyan las cuotas cero de la última década.

La semana pasada fue la tormenta perfecta para el turismo estudiantil. Uno de los mayores jugadores del rubro, Snow Travel, le anunció al Ministerio de Turismo de la Nación (MinTur) que ya no podría hacerse cargo de los más de 7.000 mil contratos firmados para lo que resta del año y 2019. La formalización de una situación que se veía venir desde hace meses, pero que nadie pudo o quiso evitar. Desde el 23 de julio la empresa acumuló casi $ 4 millones en cheques rechazados, tiene cerca de un centenar de juicios laborales y hace semanas que los prestadores en Bariloche estaban clamando que la situación era insostenible.
Pero detrás de las nubes de la coyuntura de Snow Travel se esconde el ojo de una tormenta más amenazadora: la falla de todos los controles del sistema de turismo estudiantil administrado por el MinTur. Si bien era un rumor creciente, padres y chicos se enteraron recién el viernes, a medida que se acercaban a Suipacha 1111 para hacer la denuncia, que la agencia no había depositado muchas de las cuotas cero que los damnificados sí habían abonado. Se habla de un atraso de $ 3 millones en ese ítem. Algo para lo cual existe en el MinTur un sistema aplicativo y un área destinada específicamente a controlar los contratos, el nivel de cumplimiento de los depósitos, el pago a los prestadores y la propia cuota cero. Pero, puede fallar.

¿FINAL FELIZ?
Pero empecemos la crónica con lo que hasta el viernes a última hora era la solución a los 7.200 contratos que Snow Travel dejó sin cumplir. Oficialmente, se dijo que la agencia fue forzada a cubrir todas las cuotas cero antes de dar el último suspiro. Al margen de la verosimilitud de la generosidad de último momento de Snow Travel, lo cierto es que, como sea, esa plata debía aparecer sí o sí para ejecutar el Fondo Fiduciario con el cual se cubren los incumplimientos de las agencias estudiantiles. Al destrabarse esos fondos se logró la primera parte del acuerdo: siete agencias estudiantiles firmaron un acta en el MinTur para salvar la situación y hacerse cargo de todos los contratos.
El cómo estaba por verse. Recordemos que el fideicomiso cubre sólo los servicios básicos (transporte y hotel), del resto tienen que hacerse cargo las agencias o los prestadores. Las primeras dijeron que no podían asumir el costo de los extras (en 2009 Upgrade se hizo cargo de los adicionales cobrando sólo lo básico. Sólo 78 de los 4.000 chicos afectados eligieron recibir el reembolso del dinero). Los segundos fueron ardorosamente incitados por el Ministerio para hacer su aporte y ofrecer excursiones y boliches a tarifas más que razonables. La idea fue consensuar el ofrecimiento a los afectados de paquetes unificados, de 8 noches y con servicios estándar, para que sean prestados por los siete operadores que levantaron la mano para asumir la logística: Travel Rock, Max Dream, Baxtter, FlechaBus, Chevallier, Upgrade y Wolf Travel.
En las incesantes reuniones entre los empresarios y los funcionarios del MinTur la arenga era “hay que poner el pecho, no pueden quedar chicos en la calle”. “La situación va a estar salvada, todas las partes mostraron voluntad para resolverla y nadie se va a quedar sin viajar”, comentó a este medio Gustavo Hani, presidente electo a partir de octubre de la Faevyt.

EL MALO DE LA PELÍCULA.
Hasta el jueves a la tarde y mientras estaba reunido con las máximas autoridades del MinTur, el presidente de Snow Travel, Gastón Linares, le decía a este medio: “Seguimos operando normalmente. Hoy salieron dos coches y estamos dando servicio en este momento a 500 pax”. A la repregunta de si era cierto que habían presentado un escrito en el MinTur avisando que desde el lunes no podrían garantizar los contratos, Linares fue lacónico: “Seguimos operando normalmente. Si hay un cambio te aviso y te paso un comunicado”.
El comunicado llegó al día siguiente, después de que durante el jueves se siguieran registrando casos de ejecutivos de la compañía que incitaban a los padres a pagar las cuotas. “Frente al contexto macroeconómico que actualmente atraviesa nuestro país en general y en especial el mercado donde actúa Snow Travel Argentina S.A., tales como el impensado aumento inflacionario, la devaluación asimétrica e impredecible de nuestra moneda frente al dólar norteamericano, la desmedida presión tributaria, el alza en los costos en forma sorpresiva, la notoria baja en la demanda de pasajeros, la falta de pago de representantes comerciales por importantes sumas de dinero y la industria de juicios laborales, la empresa se ve materialmente imposibilitada para continuar prestando cabalmente los servicios contratados oportunamente por sus pasajeros”, explica el documento publicado el viernes (un día después de que todo funcionara normalmente).
El tema es que los desmanejos de Snow Travel son muy anteriores al viernes o jueves de la semana pasada. No sólo se habla de atrasos de $3 millones en los depósitos de las cuotas cero, $ 4 millones en cheques rebotados, sino que entre sus colegas lo acusan de vender por debajo del precio. Dicen que ofertaba paquetes para este año a partir de los $ 35 mil, cuando el valor de mercado no baja de los $ 45 mil. Además, lo señalan por vender viajes más allá de 2020, excediendo el límite previsto por la ley (igual no muchos podrían tirar la primera piedra).

DESCONTROLADOS.
El problema no sólo es Snow Travel, sino la no aplicación de los controles previstos por el sistema para advertir las irregularidades y encauzarlas sin llegar a vivir un día de angustia como el que pasaron el viernes los 7.200 afectados.
Al margen de los presuntuosos comunicados del MinTur diciendo que el sistema fue puesto a prueba y resistió, lo cual quedaría evidenciado en que ninguno de los chicos quedó sin viajar, lo cierto es que puertas adentro se viene una “profunda” revisión.
El viernes a última hora desde Suipacha 1111 se dejaba trascender que una vez resuelta la crisis habría renuncias (ya hay funcionarios a los que cambiaron de puesto) y reformas. Al menos en esto último también coinciden los empresarios. “La agencia fue el principal responsable, pero algo también le cabe al MinTur por no haber dado algunos pasos previamente”, le explicó a este medio Adrián Manzotti, titular de la Comisión de Turismo Estudiantil y vice 2° de la Faevyt. El propio Gustavo Hani reconoció que el viernes “hablamos de rever el sistema para mejorar detalles que no están funcionando como debería. Por ejemplo, el control y unificación de la cuota cero”.

 
La bomba que fue opacada por Snow Travel

El otro frente de la tormenta perfecta para el turismo estudiantil son las derivaciones de la cautelar dictada por el juez Javier Cosentino, quien hizo lugar a la petición de la Asociación Civil Usuarios y Consumidores Unidos de inmovilizar los fondos del fideicomiso estudiantil. Se trata de alrededor de $ 200 millones que el MinTur estaba transfiriendo a las agencias de viajes estudiantiles en concepto de devolución del 60% de las cuotas ceros de los pasajeros entre abril de 2007 y 2017. El presidente de la entidad, Adrián Bengolea, le explicó a este medio que esos fondos deben ser restituidos a los pasajeros “mediante algún mecanismo de reintegro colectivo. Y los que no se reclamen, que se restituyan al fondo, pero nunca se los pueden devolver a las empresas”.
La asociación de consumidores en cuestión inició la semana pasada la friolera de 20 demandas contra agencias estudiantiles para pedir que devuelvan ese dinero que se les transfirió.
¿Hay alguna chance de que puedan asumir esa erogación? “No, ninguna”, dijo Manzotti, que le adelantó a este medio que accionarán judicialmente contra la medida cautelar. “Está mal planteado y vamos a ir en contra del recurso. Si el papá no paga la cuota cero la multada es la agencia, con lo cual hoy los responsables somos nosotros. Entonces, no está mal que los fondos vuelvan a la agencia. Creo que, en concordancia con el Ministerio, vamos a poder encaminar la situación”, completó Hani.

La Faevyt desmintió que vaya a hacerse cargo del registro de coordinadores

Previo al desplome de Snow Travel, en las últimas semanas había sonado fuerte la versión de que la Faevyt estaría buscando que el MinTur le delegara el Registro de Coordinadores de turismo estudiantil, actualmente recuperado por el organismo. “No es cierto. No sé si en algún momento se habló, pero lo que es seguro es que hoy no hay nada de eso. Y por la información que tengo no va a haber registro de coordinadores”, respondió el actual tesorero y presidente a partir de octubre de la Faevyt.
El dirigente empresario dijo que sí habrá un refuerzo de los requisitos para ser habilitados como coordinadores, y que la entidad podría ser una de las instituciones que brinden los cursos de capacitación para obtener el carnet habilitante.

En número

7.200 fueron los estudiantes afectados por la quiebra de Snow Travel.
7 las agencias que se harían cargo de los servicios básicos.
$ 3 milllones en cuota cero llegó a cobrar y no depositar Snow Travel sin el control del MinTur.
$ 4 millones en cheques rechazados acumuló la empresa desde el 23 de julio.