Información para Profesionales de Turismo
Texto
Actualidad
El gobierno porteño recurrirá a beneficios fiscales para renovar y construir hoteles

El proyecto de ley prevé que los empresarios puedan usar 40% de la inversión en reformas y el 10% de la aplicada a nuevos hoteles para descontar de Ingresos Brutos. La medida  responde a que el gobierno porteño confía en que el crecimiento sostenido de la demanda internacional se agudizará y por ello será necesario adaptar la plaza hotelera.

Tras más de 40 años –la última vez fue para cubrir la demanda hotelera que generaría el Mundial de Fútbol del 78– la Ciudad de Buenos Aires promueve una ley con beneficios fiscales para renovar y construir hoteles en la Capital Federal.

La medida, que entrará a la Legislatura esta semana y se aprobaría en menos de 20 días como plazo máximo, responde a que el gobierno porteño confía en que el crecimiento sostenido de la demanda internacional se agudizará y por ello será necesario actualizar, renovar y ampliar la plaza hotelera. El impacto potencial de la ley prevé inversiones por US$ 570 millones hacia 2025 y 1.400 nuevos empleos estables; mientras que proyecta la construcción de 37 nuevos hoteles y 53 establecimientos remodelados.

Sin un monto mínimo exigido –se fijará durante el debate en la Legislatura–, el proyecto, impulsado por investBA y el EnTur, que será la Autoridad de Aplicación, cuenta con el apoyo de las entidades gremiales y empresarios del sector; al tiempo que beneficia a quienes construyan un nuevo hotel, remodelen o amplíen en forma sustancial uno existente, con un crédito fiscal aplicable contra el pago de Ingresos Brutos generados por el hotel durante los 10 años siguientes al otorgamiento del crédito.

 

LETRA CHICA.

“El crédito fiscal será un porcentaje de la inversión efectivamente realizada. En el caso de un hotel a construir, será del 10% de la inversión, con un 2% o 5% adicional según el barrio donde se encuentre, para alentar nuevas zonas como La Boca, Barracas o Parque Patricios, entre otros”, detalló Gonzalo Robredo, presidente del EnTur; quien detalló que en el caso de remodelación, el crédito es mucho más amplio: será del 40% de la inversión, pero se le agregará un 10% adicional si el titular del establecimiento es una PyME y un 10% extra si es un Área de Protección Histórica.

En este orden, el funcionario remarcó que los beneficios pueden llegar al 60%; al tiempo que indicó que para acelerar las inversiones la vigencia del régimen es de 5 años. "En un análisis de satisfacción del turista, vimos que Santiago de Chile y Lima están mejor que Buenos Aires en infraestructura hotelera”, declaró Robredo, para afirmar: “Tenemos la oportunidad de mejorar la competitividad si los hoteles se actualizan. Es un gran esfuerzo para la Ciudad, por los aportes que se resignan, pero vale la pena, el turismo es un gran generador de empleo e ingresos”.

 

APOYO SECTORIAL Y GUBERNAMENTAL.

"Es una excelente medida, significa un incentivo enorme que abre las puertas a hoteles antiguos a reformarse y actualizarse", declaró Aldo Elías, presidente de la Cámara Argentina de Turismo (CAT) y la Asociación de Hoteles de Turismo (AHT), quien añadió: "La rentabilidad en hoteles es muy mala desde hace varios años; se hace imposible sostener la estructura edilicia, por eso se va atrasando la renovación; la medida es un apoyo enorme para ponerla al día. Sería bueno que las provincias se animen a aplicar un beneficio similar",

No obstante, recalcó que la solución de fondo aún no aparece y remarcó que es vital que “afloje” la presión impositiva, que es muy alta. “Este año, la ocupación de los hoteles porteños crece, pero aún las tarifas no recuperaron en dólares el nivel perdido. La devaluación, aseguran, mejora la ecuación, ya que atrae a más extranjeros a la Ciudad, al abaratar sus costos en pesos. Para los hoteles con tarifas en dólares y que trabajan con extranjeros, la ecuación también mejoró”, expresó.

“Gracias a la nueva conectividad aérea, el mundo está eligiendo cada vez más a Buenos Aires. Estamos ante una oportunidad histórica para el turismo en la Ciudad. Para que el desarrollo del sector se consolide en el largo plazo, son necesarios los incentivos fiscales que a su vez alientan la generación de empleo en torno del turismo”, comunicó Fernando Straface, secretario general y de Relaciones Internacionales de la Ciudad de Buenos Aires.

A su turno, el jefe de Gabinete de ministros porteño, Felipe Miguel, señaló: “Cada turista que viene a Buenos Aires genera trabajo: alquila un hotel, toma un taxi, sale a comer, va al teatro, y eso es trabajo para los porteños, por eso es clave alentar el desarrollo de este sector estratégico para la Ciudad”.

 
CIUDAD EMERGENTE.

Teniendo en cuenta que en los primeros cinco meses de 2018 los arribos internacionales y el gasto crecieron un 3,4% (796 mil turistas) y 5,2% (US$ 25 millones más que en 2017), respectivamente, desde la Ciudad aseguran que prevén que el aumento de arribos de extranjeros se agudicé en los próximos meses. "Estamos haciendo análisis de Big Data con Amadeus y vimos que, según las reservas realizadas en el primer semestre, crecerán 30% los viajes del exterior a Buenos Aires hasta junio de 2019. Hasta diciembre de este año, hay 25% más de reservas”, destacó Gonzalo Robredo, titular del EnTur.

En este orden, comentó que según sus datos, las reservas crecieron más desde Auckland y Sídney (+94%); mientras que el top lo completan Londres (+77%), Fráncfort (+39%) y Bogotá (+23%). "Hay tarifas aéreas más baratas y los argentinos viajan menos afuera, por eso hay más asientos disponibles para arribos", dijo, para concluir: "Hay 924 mil butacas en nuevos vuelos y crecen los congresos en Buenos Aires, ciudad líder como sede de América".