Información para Profesionales de Turismo
Texto
Actualidad
II FORO INCLUSIÓN, DESARROLLO Y EL FUTURO DEL TRABAJO EN LA INDUSTRIA DE LA HOSPITALIDAD. El desafío de la inclusión y la tecnología para el trabajo en la hotelería y gastronomía

Con la presencia de importantes funcionarios, la Fehgra y la Organización Internacional del Trabajo (OIT) llevaron a cabo el segundo encuentro donde se trataron cuestiones relacionadas al liderazgo femenino, el turismo rural y su oportunidad de incrementar el trabajo decente, y la tecnología en relación al futuro del empleo. 

La Fehgra y la Organización Internacional del Trabajo (OIT) organizaron el II Foro “Inclusión, desarrollo y el futuro del trabajo en la industria de la hospitalidad”, en el Auditorio Belgrano de la Cancillería argentina.

“Pensamos que este tipo de eventos nos hace hablar de temas importantes, abstraernos por un rato de lo urgente y del esfuerzo de resolver problemas, para poder hablar de temáticas trascendentes que están en la agenda internacional de la OIT, como son cuestiones relacionadas al liderazgo femenino, el turismo rural y su oportunidad de incrementar el trabajo decente, y la tecnología en relación al futuro del empleo. Estos temas atraviesan a nuestro sector y tenemos mucho que hacer y para dar”, expresó Graciela Fresno, presidenta de la Fehgra. La directiva también se refirió a la importancia de generar un sistema educativo que naturalice que la mujer puede ocupar espacios de liderazgo igual que el hombre.

En esta sintonía, se deslizaron datos reveladores, tales como que, en materia de altos rangos y niveles gerenciales y directivos dentro de las empresas, Argentina es el segundo país con menos inserción de la mujer en el liderazgo empresarial. Por otro lado, la mayoría de los panelistas coincidieron en que, dentro del turismo, tanto las empresas familiares como las Pymes ayudan en gran medida al acceso de la mujer al trabajo, porque puede ocupar y tomar decisiones, además de que promueve la autovaloración y la igualdad para la toma de decisiones.

El diagnóstico sobre la cuestión de género en el ámbito rural es incluso más desalentador. Cecilia Garau, directora de Promoción e Igualdad Laboral de la Secretaría de Trabajo, sostuvo que apenas el 15% de los trabajadores permanentes en el campo son mujeres. Pero, al igual que el resto de los expositores, confió en que “si se las capacita debidamente, el turismo rural es una posibilidad de inclusión”.

 

TECNOLOGÍA, AMENAZA U OPORTUNIDAD.

Uno de los puntos altos de la jornada fue el debate sobre el impacto de las nuevas tecnologías en la generación de trabajo. En este sentido, Jordi Busquets, asesor de la Fehgra, se despachó contra la falacia de lo “colaborativo” como mascarón de proa de la precarización laboral y la concentración de la información y la comercialización en virtuales monopolios. Por su parte, Miguel Velarde, director nacional de Inteligencia de la Secretaría de Trabajo, planteó que la tecnología sin dudas producirá cambios en las tareas laborales, pero nada indica que necesariamente se vayan a perder puestos de trabajo: “En todo caso, la toma de decisiones del sector debe ser más rápida y adaptarse al cambio, no enojarse. Buscar qué nicho se va a trabajar”.

 
La crisis del turismo rural

Una vez que se abrió el espacio a la participación del público en el panel de Desarrollo del Turismo Rural, desde la platea un empresario pampeano que gestiona una de las estancias pioneras en la actividad se despachó con un baño de realidad: “Teníamos 10 suites habilitadas al público. Hoy los costos tributarios son tan altos que no brindamos más alojamiento”. El reconocido empresario dijo que, además, los altos costos de transporte y combustible hacen que el turismo rural esté pasando una de sus peores crisis y cada vez haya menos productores que abran las tranqueras a la actividad: “Los gobiernos no nos prestan atención y ya no hay rentabilidad alguna”.