Información para Profesionales de Turismo
Texto
Actualidad
Aerolíneas Argentinas: Ahora sí se puede dialogar

La empresa y sus trabajadores se sientan a dialogar. En tanto, desde el Congreso impulsan la “emergencia” para el sector aeronáutico y LASA suspende sus vuelos mientras busca un socio para seguir volando. 

No se sabe por qué, pero Aerolíneas Argentinas parece haber cambiado de posición y ahora sí invitó formalmente a los sindicatos a dialogar. Lo que no hizo cuando comenzó la disputa por la interpretación de hasta dónde llegaba la cláusula gatillo, tampoco lo concretó tras la Asamblea o paro encubierto (según la propia AR) y antes del paro de 24 horas del pasado lunes 26, ahora lo hizo: convocar a los gremios para este lunes 3 de diciembre. 
La empresa explicó sus intenciones en un comunicado lanzado el pasado 27 de noviembre. “La compañía ratifica así su intención de dialogar con sus empleados, en la cual ha insistido en varias ocasiones, a pesar de las reiteradas medidas de fuerza realizadas por los sindicatos, que golpearon fuerte el valor más importante de Aerolíneas, la confianza de sus pasajeros”, afirma el texto, aunque como decíamos no se verificaran citaciones anteriores. Lo curioso, además, es que la empresa insiste en discutir no solo la cuestión tarifaria sino ciertas condiciones establecidas hoy en los convenios colectivos y que, según AR, si se las elimina, colocarían a la empresa “en igualdad de competitividad con las distintas empresas aéreas que operan en la región. La vocación de la compañía es retomar también esa discusión”. 
La enorme curiosidad es que esta nueva invitación al diálogo no se produce como consecuencia de una conciliación obligatoria. En realidad, ese procedimiento ligado a una ley no era el único camino para dialogar. Una sencilla invitación bastaba, tal como la empresa eligió hacer ahora, y no antes. 
 

Las idas y vueltas de Dietrich. 

El martes pasado, en declaraciones a la prensa, el ministro de Transporte, Guillermo Dietrich, habló de “actitudes patoteriles” por parte de los gremios. Y advirtió: “Hay que trabajar juntos –con los gremios– en lograr una mayor productividad, no en echar gente. Pero si la respuesta es no, inevitablemente llegaremos a un achique de la compañía”.  
Sin embargo, sobre el cierre de la semana, el ministro aclaró que el plan del Gobierno no implica “echar gente” sino que “con la misma gente vayamos a una empresa más grande”. “Aerolíneas Argentinas tiene 30 o 40% más de empleados por avión o por pasajero que las empresas de Brasil, Colombia, Chile, etc.”, dijo y prosiguió: “Con la misma gente podemos hacer una aerolínea mucho más competitiva, que no reciba más subsidio y que siga teniendo todos los valores”. 
 

Lo que dice Oxford Economics. 

Lejos de poder ser tildada de organización kirchnerista o sencillamente opositora, se conoció por estos días la última y más reciente versión del estudio de impacto económico que la consultora Oxford Economics desarrolló en Aerolíneas Argentinas. La firma realiza habitualmente junto a la IATA informes donde mide el impacto económico positivo que la aviación comercial tiene sobre los diversos países. Utilizando ese mismo procedimiento, se midió a AR por varios años. El informe más reciente data de 2015 y analiza cifras de 2014. Las cifras revelan que la empresa aporta a la economía del país unos US$ 2.600 millones anuales al PBI y soporta de modo indirecto unos 41.100 empleos. “Por cada dólar operacional gastado por la compañía, genera otros US$ 3 de beneficio”, afirma Oxford. Y del mismo modo, por cada empleo directo que brinda AR, genera otros 2,7. 
No se le ha vuelto a pedir a Oxford, desde 2015, que haga esta medición, lo que sí es seguro es que según EANA, del total de vuelos de cabotaje de octubre pasado, que llegaron a 13.039, un 65% (8.497) corrieron a cargo de AR/AU. Es decir, la totalidad de los vuelos ejecutados por las otras empresas del mercado superan apenas el 50% de los que realizó AR/AU.  

 
LASA suspende sus vuelos

La compañía aérea neuquina que comenzó a volar hace pocas semanas utilizando aviones Embraer E-145, confirmó que cesará sus vuelos, desde el lunes pasado y hasta el lunes 8 de diciembre. En principio era hasta el día 3 pero posteriormente se extendió. A través de Facebook, su presidente y CEO, Juan Silenzi, explicó que la compañía se encuentra en franco proceso de “reconfiguración, en la búsqueda de socios estratégicos, es por ello que hasta que no se complete dicho proceso, suspendemos nuestra operaciones”. El directivo detalla que los pasajeros afectados por la suspensión de vuelos podrán reprogramar sus viajes o pedir la devolución del dinero. “Pedimos disculpas por las molestias ocasionadas, pero la situación económica actual del país, con una devaluación fuera de cualquier parámetro normal, la dolarización del combustible y la perforación de la banda mínima de tarifas hacen un combo explosivo que lleva a nuestra compañía a reconfigurarnos para continuar con las operaciones”, explica Silenzi y continúa: “Lamentablemente en este momento del país, se castiga a quienes trabajamos, invertimos en él y dimos todo, y se premia a quienes apuestan a la bicicleta financiera. Esperamos el apoyo del Gobierno Provincial y Nacional, que han levantado las banderas de las conectividades regionales y que hasta hoy no han dado señales”. 

Emergencia para bloquear despidos

El bloque de diputados del Frente para la Victoria-Partido Justicialista (FpV-PJ), presentó y respaldó un proyecto redactado por la diputada Vanesa Siley y establece la “emergencia” en el “Sistema Aeronáutico Comercial Argentino”. La norma tiene unos pocos artículos: en el 1° se establece la emergencia para todo el sistema por 365 días; en el 2° se establece la “prohibición de despidos” durante el plazo previsto de un año, sin causa justificada; y en el 3° se intima al Poder Ejecutivo a que formule “una nueva propuesta de control respecto de las aerolíneas que de desempeñan en la operación del sistema, con el fin de garantizar la seguridad y la vida de los usuarios de los servicios aerocomerciales”.