Información para Profesionales de Turismo
Texto
Nota de tapa
¿Qué pasa con Avianca Brasil?

Aunque adeudada en casi US$ 200 millones, la aerolínea perteneciente a Synergy Group entró en proceso judicial de recuperación como una estrategia para preservar su flota alquilada y mantener así la normalidad de sus operaciones.

La semana pasada, Avianca Brasil decidió someterse a una convocatoria de acreedores. Tras formular oficialmente el pedido, el juez Tiago Henriques Papaterra Limongi otorgó a la empresa el beneficio de la recuperación judicial.

En los últimos días, había subido de tono una disputa comercial que mantenía Avianca Brasil con una empresa de leasing de aviones, AirCastle, que reclamaba una deuda de US$ 100 millones en concepto de leasings impagos, y que le podía suponer a la aerolínea, la pérdida de 11 aviones de su flota.

En un comunicado, la empresa asegura que “debido a la resistencia de la empresa de leasing de aeronaves a llegar a un acuerdo amigable, ingresó un pedido de recuperación judicial para proteger a sus clientes y pasajeros”. Y continúa: “Como primera decisión de la Justicia, sus activos están protegidos y su flota liberadas para cumplir con todos sus vuelos programados”. En el texto, la compañía refuerza que “sus operaciones no serán afectadas. Los pasajeros pueden tener la absoluta tranquilidad para hacer sus reservas y comprar sus tickets porque todas las ventas serán honradas y los vuelos mantenidos”.

Y finaliza: “Avianca Brasil espera devolver ocho aeronaves de su flota que se recuperarán para el verano. Asimismo, se arribó a un acuerdo con el gestor del Aeropuerto de Guarulhos (San Pablo) y que confirmó la normalidad de los pagos”.

Fuentes judiciales aseguraron que además de la deuda que mantiene con AirCastle, la empresa de leasing, Avianca Brasil tiene pasivos con otros proveedores incluidos aeropuertos, petroleras y empresas de mantenimiento, por un valor total de US$ 125 millones.

No faltaron los analistas que indicaron que, justamente, la convocatoria de acreedores tiene que ver con una estrategia que le impida perder los aviones y, por consiguiente, mantener sus vuelos y, tal como lo confiesa la propia Avianca Brasil, ganar tiempo. Hay que recordar que Synergy tiene un pedido de aviones Airbus en marcha que se le van entregando paulatinamente.

 

LA POLÉMICA CON UNITED.

Hace unas pocas semanas, United, Avianca y Copa anunciaron la idea de lanzar un Joint Business Agreement (JBA). Y en ese contexto, la compañía aérea estadounidense anunció un préstamo por US$ 456 millones para el Synergy Group. Sin embargo y consultada por la situación de Avianca Brasil, United negó que vaya a invertir directamente en la transportadora brasileña.

Aunque parezca un detalle menor, Avianca Holdings no es dueña de Avianca Brasil. Ésta le pertenece a Synergy Group y tiene un permiso de utilización de marca.

Del mismo modo, Avianca Argentina también es un emprendimiento de Synergy, mucho más vinculada empresarialmente con su empresa “hermana” de Brasil que con la colombiana.

Sin embargo, el mercado no tiene este esquema tan claro. Tanto es así que al concluir la semana pasada, las acciones de Avianca Holdings se vieron afectadas con una caída del 28% en el NYSE y del 17% en la Bolsa de Valores de Bogotá.

 

AÑOS DIFÍCILES.

Recién en marzo pasado, el sector aerocomercial brasileño completó un año de recuperación, de números positivos, tras más de uno de caída. Así lo reveló la Abear (Asociación Brasileña de Empresas Aéreas). Se espera en la temporada alta un total de 13 mil vuelos extra.

La Asociación confirmó que en octubre pasado la demanda de vuelos domésticos creció 3,29%, comparando el mismo mes de 2018 con su par de 2017. Por otro lado, la oferta creció un 5,63% y en consecuencia el factor de ocupación se desplomó en un 1,85%, cerrando en un 81,55%. En el mes se movilizaron por todo Brasil un total de 7,9 millones de pasajeros, un 2,24% más.

En el acumulado del año, de enero a octubre, la demanda creció un 4,39% en comparación con 2017. La oferta creció un 4,95% y el factor de ocupación se situó en un 80,86%, menos del 1% por debajo de 2017. Hasta ahora, volaron en Brasil 76,6 millones de pasajeros, 2,5 millones más en la comparación interanual.

Por supuesto, todo este panorama con signo positivo contrasta con el dato del incremento de casi US$ 698 millones en la factura de combustible global del sector aéreo brasileño, comparando este 2018 con 2017, producto de la inestabilidad del precio del petróleo.

Avianca Brasil, puntualmente, opera una flota de 55 aeronaves y cubre 26 destinos domésticos y cuatro internacionales. Diariamente, realiza más de 290 vuelos por día.

 
EL MENSAJE DEL PRESIDENTE DE AVIANCA BRASIL

En medio de la polémica, Frederico Pedreira, presidente de la compañía envío un mensaje a sus aliados, donde destacó el apoyo recibido “y viene de todos los lados posibles”.

Pedreira destacó en la misiva que “cuando me reuní con nuestros principales aliados del trade, consolidadores operadores, agencias corporativas y OTAs no fue diferente. Recibí total apoyo, soporte y garantía de que, juntos, vamos a continuar vendiendo nuestros vuelos”.

El presidente señaló que “las asociaciones como ABAV, Abear y Abracorp, entre otras tantas, también han manifestado apoyo incondicional y están ayudándonos a contextualizar la situación al explicar que todo lo que estamos haciendo tiene sólo un objetivo: proteger y preservar nuestra operación, nuestros pasajeros, clientes, colaboradores y aliados”.

“Refuerzo que ahora tenemos una única misión: mantener la confianza de quien vuela con nosotros y seguir trabajando para mantener en pie nuestra operación. Vamos a seguir firmes en este propósito y continuar ofreciendo lo mejor de nosotros”, finalizó.