Información para Profesionales de Turismo
Texto
Nota de tapa
El desplome del emisivo no encuentra piso y el receptivo gana terreno

Según el último dato del Indec, las salidas de argentinos al exterior en noviembre se desplomaron un 19,8%, la mayor caída desde que la megadevaluación empezó a teñir de signos negativos al emisivo. Por su parte, el receptivo tuvo el mayor aumento interanual de 2018, un 12,3%.

Desde junio, cuando la megadevaluación del dólar y la inestabilidad cambiaria empezaron a impactar en las estadísticas oficiales, el emisivo no ha parado de ahondar su crisis.

El último dato difundido por el Indec demuestra que en noviembre la salida de argentinos al exterior se desplomó un 19,8%, acumulando seis meses de bajas consecutivas (las cuatro últimas de dos dígitos). Respecto al mismo mes de 2017 fueron 70 mil viajes menos.

Si comparamos las salidas al exterior entre junio y noviembre de 2017 con las de 2018 podemos observar un descenso interanual acumulado de más de un cuarto de millón de salidas: 252.400 menos, para ser exactos.

Recordemos que el quiebre de la tendencia que llevaba 41 meses de crecimiento ininterrumpido había sido junio, con un descenso del -2,6%, Pero en el último bimestre medido (octubre-noviembre) el promedio fue una retracción del -18,3% en el número de partidas de argentinos al exterior.

Incluso pese a la crudeza de los números oficiales, la temperatura no termina de reflejar la térmica que siente el sector después de la megadevaluación. El desplome en la cantidad de dólares destinados al pago de viajes al exterior y otros gastos con tarjetas demandados al Banco Central se viene desplomando a menos de la mitad. Y, más fiel aún, los datos de las reservas de pasajes al exterior vía BSP, sólo en septiembre tuvieron una caída histórica en la venta de tickets del 49,4%.

La debacle es tan grande que ahora ya no alcanza con reconocer que ese desplome se opera sobre números altísimos de crecimiento de los viajes al exterior.

En cuanto a los destinos que se vieron más resentidos, Chile es por lejos el que más argentinos perdió en noviembre (-61,9%). Pero las caídas hacia otros países limítrofes oscilan del 20% a más del 30%. Los viajes a Europa se desplomaron un 15%, similar al descenso del 18,7% de salidas hacia Estados Unidos.

 

LA CONTRACARA.

Obviamente, la situación del receptivo es distinta. Los números son positivos, aunque la dinámica de ese incremento sea mucho menor al ritmo de la caída del emisivo. En noviembre los arribos internacionales por vía aérea aumentaron un 12,3%, o sea, 30 mil más que hace un año. Fue la mayor mejora del año y el mejor noviembre en muchos años.

De hecho, aunque la Secretaría de Turismo anunció precozmente que por primera vez la mayoría de los pasajeros que salieron del país por vía aérea fueron extranjeros (lo cual es falso según las estadísticas del propio organismo), lo cierto es que el saldo entre arribos y salidas se achicó a un rojo de apenas 2.000 viajeros. Hace un año ese mismo número había sido de 100 mil a favor del emisivo.

Para entender cómo se está podando ese déficit, vale tener en cuenta que si consideramos los 11 primeros meses del año el rojo de la balanza entre arribos de extranjeros y salidas de argentinos acumuló 1.740.500 viajes más de connacionales a otros países.

Otro dato alentador es que, si bien Brasil es gran responsable de la remontada del receptivo, todos los mercados emisores (excepto Uruguay y Paraguay) mejoraron las cantidades de turistas que visitaron el país.

Los arribos de Europa crecieron un 8% en noviembre, después de un octubre con un alza interanual del 16,4%. Lo mismo en el caso de Estados Unidos, que aumentó un 6,9% y venía de un incremento del 10% en octubre.

Aunque, naturalmente, los incrementos más impactantes son los de las llegadas desde Chile (+34%) y Brasil (+17%).

 
En números

-19,8% cayó la salida de argentinos al exterior por avión en noviembre.

-98% se redujo el saldo negativo en la balanza de viajeros en noviembre.

-61,9% se retrotrajeron los viajes de argentinos a Chile en octubre desde Ezeiza y Aeroparque.

254.200 viajes menos de argentinos al exterior hubo entre junio y noviembre de este año respecto a 2017.

8% aumentaron los arribos de europeos en octubre por vía aérea.

9,9% crecieron los arribos de estadounidenses respecto al mismo mes de 2017.