Información para Profesionales de Turismo
Texto
Nota de tapa
Las tendencias que marcaron el año turístico

El presente informe, elaborado desde la experiencia de Panrotas y Edelman, analiza los nuevos escenarios tecnológicos y de comportamiento del consumidor que comenzaron a influir en la industria turística. Un contenido útil e inspirador, fundamentado desde varios ángulos, que revela 10 nuevos horizontes que están cambiando la manera de viajar.

En 2017, los viajes representaron cerca del 9% del PIB de América Latina, momento en que las llegadas de turistas internacionales aumentaron un 7% según la Organización Mundial del Turismo (OMT). Y el año siguiente comenzó con indicadores mucho más fuertes y la certeza de mejores tiempos, tanto para la economía brasileña –el mayor mercado de la región– como para las inversiones en otros países. Así, en un 2018 con un mercado en ascenso –signado por más viajeros, inversiones, vuelos internacionales, nuevos públicos y mejores comportamientos de compra–, la firma de relaciones públicas Edelman y Panrotas se abocaron a analizar los factores que impactarían de manera directa en la forma en que los consumidores latinoamericanos planearían sus viajes. Un año de evolución, donde los conceptos ya existentes se transformarían, sumándose o alternándose con pilares ya existentes al ritmo de los rápidos cambios tecnológicos, económicos, políticos y sociales que se irían sucediendo.

De la generación de los millenials, más conscientes y sostenibles y que ya son mayoría en el volumen de viajeros, a la llegada de la realidad aumentada y del nuevo viajero corporativo, se analizaron cómo esos escenarios crearían tendencias y cómo la industria turística latinoamericana puede (y debe) aprovecharlas. Desde la evolución del concepto de “bleisure” con los nómadas digitales hasta la reinvención del concepto del lujo, pasando por la necesidad del bienestar físico y espiritual, la economía compartida para el acceso en cualquier lugar y en cualquier momento, y los viajes multigeneracionales, entre otros tópicos.

El informe, que a continuación resumimos, fue el resultado de pesquisas cuantitativas y cualitativas realizadas por los equipos de especialistas en Turismo de las oficinas de Edelman en América Latina y de Panrotas a través de investigación documental, entrevistas con players de la industria, relevamientos de empresas de datos y tendencias, y monitoreo y análisis de conversaciones en línea (trabajo realizado por el equipo de Pesquisa y Analytics de Edelman en Brasil).

 

1. LATAM IS THE NEW BLACK.

El recalentamiento de la industria viene acompañado de cuestiones importantes: ante la actual ola de prejuicio, terrorismo y nacionalismo, ¿cómo deben posicionarse los destinos? ¿Cuál es la nueva lógica de elección de los viajeros? Está claro que los turistas quieren ir a lugares donde se sienten bienvenidos y seguros. Ganan, entonces, los destinos donde el sector es más abierto y sostenible. El turismo bien estructurado, incluso, es generador de paz, según un estudio de la OMT.

En este contexto, los destinos de América Latina se han destacado. Países como México, Perú, Colombia, Chile y Argentina invirtieron y se reinventaron. Ante las crisis políticas y de seguridad en otras partes del mundo –de la elección de Trump en Estados Unidos al terrorismo en Europa– América Latina se ha convertido en la querida de los viajeros. Los números reflejan la tendencia. América del Sur lideró en 2017 el crecimiento (+7%) de las llegadas de turistas internacionales en el continente americano, con 207 millones de personas, seguida por América Central y el Caribe (ambos +4%), el último

mostrando recuperación tras el paso de los huracanes Irma y María.

En América del Norte (+2%), los buenos resultados de México y Canadá contrastan con la caída en Estados Unidos, el mayor destino de la región. Las previsiones de la OMT muestran que, hasta 2027, sólo América Latina recibirá 78,2 millones de turistas, generando US$ 82 mil millones para la economía local. Atracciones no le faltan a los destinos latinoamericanos. Con la inversión y la profesionalización del sector, van a atraer al consumidor consciente. La competencia entre ellos se intensificará. México, por ejemplo, fue apuntado por medios de prensa como uno de los hot spots para 2018 por su accesibilidad, cultura variada e innumerables paisajes para disfrutar. En Colombia, la costa del Pacífico ha sido considerada la “California de América del Sur” y en Argentina la entrada de compañías aéreas low-cost aumenta la competitividad y la accesibilidad en la región. Brasil, una vez más, está ante una oportunidad de atraer turistas internacionales. Pasados los grandes eventos deportivos, que en cierta forma ayudaron a desarrollar parte de su infraestructura turística, profesionalizaron la industria y la colocaron bajo los reflectores, el país necesita tomar en serio al turismo. Debe hacer las inversiones adecuadas para el desarrollo de toda la cadena interna, así como para la promoción en el exterior. Nadie duda que tiene potencial de sobra.

 

-¿Por qué es interesante?

América Latina se destaca como destino ante las actuales crisis políticas y de seguridad en el mundo. Los órganos de Turismo de la región deben seguir invirtiendo para atraer turistas internacionales con enfoque personalizado y un toque digital, mientras que la industria tendrá que ofrecer más productos y servicios para la región.

 

2. VOLUNTARISMO.

Esta tendencia a viajar con un propósito que va más allá de hacer simplemente turismo está muy ligada a las nuevas generaciones de viajeros, especialmente los millennials. Las investigaciones muestran que la mayoría pretende incluir en sus vacaciones alguna actividad de voluntariado.

De hecho, la industria del llamado “voluntarismo” es apuntada por expertos del sector como una de las más prometedoras en los próximos años. Hoy, son 10 millones de turistas voluntarios que viajan anualmente, moviendo US$ 2 mil millones de dólares. En 2020, serán 20 millones, según el Voluntourism Institute. Son personas que viajan para hacer la diferencia. ¿El público? Gran parte es de mujeres de hasta 30 años, que cada vez más buscan viajar solas.

Todo esto cambia la lógica de cómo la gente decide pasar su tiempo de ocio y gastar su dinero. Ellas quieren tener la posibilidad de contribuir al mundo y el voluntarismo es justamente una forma de viajar que permite ayudar al desarrollo sostenible de un lugar, mientras se explora un nuevo país o cultura. Más que inmersión cultural, es experiencia de vida o “la experiencia de la vida”.

El perfil del turista consciente, atento a las cuestiones y crisis del mundo, con mirada especial a la sostenibilidad, hace surgir nuevas empresas en el sector con ese modelo y objetivo de negocio. Como Volunteer Vacations o Exchange del Bien, que ayudan a los viajeros a conectarse con ONGs alrededor del mundo para una experiencia de voluntariado de corta o larga duración. Hoteles y otros negocios del sector también se están transformando en empresas más responsables para ofrecer productos y servicios adecuados al turista más consciente y preocupado.

Además de hacer una diferencia, el voluntarismo proporciona crecimiento personal. Y el turista voluntario inspira a sus pares a seguir sus pasos, generando un alto potencial de crecimiento y expansión del viaje con propósito.

 

-¿Por qué es interesante?

Es una oportunidad para que diferentes actores no sólo se conecten con la nueva generación de turistas conscientes, sino que realmente ayuden a hacer la diferencia en el mundo. Los gobiernos y los organismos de turismo deben desarrollar programas de voluntariado y las empresas, ayudar a conectar estos programas con los viajeros. Luchar por la regulación de la actividad es importante también para garantizar calidad y seguridad.

 

3. DE LA REALIDAD VIRTUAL A LA AUMENTADA.

Estamos pasando a la siguiente etapa evolutiva de la interacción humano-computadora, que está en camino de revolucionar casi cualquier aspecto de nuestra vida. De cómo interactuamos con objetos y navegamos por los espacios a cómo accedemos a la información y nos comunicamos con los demás, todo está a punto de cambiar drásticamente, y la tecnología será el puente que hará todo esto posible. El éxito se medirá por cuanto las cosas que ya hacemos se pueden hacer aún mejor, de forma más rápida y barata. Esto es lo que promete la Realidad Aumentada (RA).

Si en el Turismo la experiencia de Realidad Virtual ha sido fiebre en los últimos años, será necesario reinventar ante esta nueva tecnología de RA. En 2018, los viajeros ya van a poder “probar” sus destinos, hoteles y atracciones preferidas en tamaño real. Es la combinación de lo digital con lo físico, de la percepción con la realidad.

La RA se define por cualquier combinación de información digital superpuesta a la palabra “real”. Usted ve una variedad de ejemplos en su vida cotidiana: existen gráficos simples que aparecen en el campo de fútbol todos los domingos, ambientes mapeados por proyección y experiencias interactivas móviles, como los filtros Pokémon Go y Snapchat. Este tipo de RA tiende a ser extremadamente inmersivo. Consigue dar vida a un ambiente, añadiendo profundidad, dimensión y efectos sobrenaturales a cualquier espacio.

El celular está preparado para generar la mayor ola, a medida que la tecnología avanza. Gigantes de hardware, como Apple y Samsung, están incorporando componentes cada vez más listos para RA en sus dispositivos, mientras que las empresas de software, incluyendo Facebook y Google, duplicaron el desarrollo de recursos y herramientas avanzadas de RA para integrarse a nuestras experiencias móviles.

No importa si usted busca elevar la conciencia, estimular el compromiso o aumentar opiniones positivas, la RA en dispositivos móviles le da grandes posibilidades de alcanzar sus objetivos a través de redes sociales como Snapchat e Instagram. En todos estos casos, los usuarios pueden añadir RA a sus contenidos antes de compartirlos. Se trata de un sólido intercambio de valor.

 

-¿Por qué es interesante?

La Realidad Aumentada llenará el mundo que nos rodea. Esto dará inicio a la próxima fase de Internet. Al invertir ahora, las empresas no sólo tendrán una ventaja sino la posibilidad de establecer la marca como innovadora, inspirando a los consumidores a comprometerse y dar a la competencia un estándar alto a alcanzar. En poco tiempo, no será opcional ofrecer la experiencia de la RA a los turistas.

 

4. LA EVOLUCIÓN DEL LUJO.

Lujo, como tendencia mundial, primero significó ostentación, confort, alto estándar.  Después, pasó a ser sinónimo de tiempo, experiencia, personalización. Hoy en día, puede ser un poco de todo esto (al final, especialmente en América Latina, nuevos millonarios surgen cada año), pero el concepto evolucionó y está mucho más ligado a la idea de propósito. Es satisfacción personal, jornada interior, viaje transformador. Es la elección “quien quiero ser” y no “a donde voy”. Es lo que conecta emocionalmente al viajero con el destino.

Esto influye en la forma en que el turista decide sobre sus vacaciones. Según la encuesta de Skift para el International Luxury Travel Market, en 2018 los factores determinantes para la elección de un viaje de lujo son significado, simplicidad y transformación.

Siguiendo esa línea, el Virtuoso Luxe Report dice que este es el momento para descubrir destinos menos visitados, conocer una belleza natural intacta y vivir “experiencias únicas de vida”. Por eso, crece el interés por países fuera del circuito tradicional, como Irán y Líbano y destinos de naturaleza, extremos y remotos, como Alaska, el Ártico e Islandia.

Los viajes de celebración o en familia son grandes motivadores de ese mercado. Y los itinerarios exclusivos (con jets privados y yates), gastronómicos y cruceros tienen la preferencia. Otro camino son los viajes más largos y el desarrollo del movimiento de slow travel para huir de destinos superpoblados y apostar a jornadas transformadoras. Un ejemplo es el nuevo crucero Ritz-Carlton para sólo 300 pasajeros.

La experiencia auténtica es fundamental, pero los viajeros latinoamericanos no renuncian a la comodidad. Apuestan en el “sentido de lugar”, pero con todo el confort del lujo físico de los destinos más convencionales y sin olvidar que el servicio debe ser superlativo.

 

-¿Por qué es interesante?

El concepto de lujo ha evolucionado y cambiado la forma en que los viajeros que dictan tendencias eligen el destino. Más que comodidad, servicio impecable y personalización, las empresas necesitan estar preparadas para ofrecer experiencias únicas y transformadoras en destinos exóticos, remotos y poco convencionales.

 

5. DEL WELLNESS AL WELLBEING.

En el mundo de la hiperconexión y la hiperansiedad, los viajes relacionados con el bienestar son necesidad y solución. Con la previsión de crecer un 50% más rápido que la industria global del turismo en los próximos cinco años, la modalidad –que hoy mueve US$ 494 mil millones en el mundo, según el Global Wellness Institute– evoluciona junto al comportamiento del viajero y al ritmo de las nuevas generaciones. El wellness (bienestar) pasó a wellbeing (estar bien).

Más que bienestar físico –nutrición, belleza, fitness –, el turista ahora entiende que la importancia del viaje pasa por su travesía interior. Y la generación que mejor entiende esta tendencia y encaja es la de los millennials, mucho más interesados en vivir experiencias y compartir historias.

Entendiendo los momentos de vacaciones y retiro como esenciales para aliviar el estrés, los viajeros buscan desconectarse, pero también esperan ciertas garantías de eficiencia –gimnasios conectados con las habitaciones y espacios para práctica de yoga y el mindfulness–. La integración, la simplicidad y la

responsabilidad social son elementos importantes para un viaje sin ansiedad.

Esto explica el aumento de la demanda de retiros y viajes que incluyan actividades de autoconocimiento y desconexión, muchas veces en medio de la naturaleza. Garantizar un viaje asertivo y simple que atienda a esa búsqueda por el wellbeing, pasa por conocer mejor el perfil del viajero. Los análisis de perfil e historial de datos ayudan a crear una oferta personalizada y con menos puntos de contacto entre huéspedes y tecnología.

En América Latina, México se destaca en el segmento desde 2017, cuando fue reconocido por la Global Wellness Summit como líder de la categoría por su ubicación geográfica, biodiversidad y clima, además de su cultura milenaria. Resorts como el Mar de Jade, en Nayarit, cuya filosofía es “apoya espacios que nutren, transforman e inspiran nuestras vidas”, retratan esta tendencia.

 

-¿Por qué es interesante?

Del bienestar físico al emocional, la simplicidad gana espacio frente a la variedad de opciones existentes para escapar de la ansiedad. Los actores que ofrezcan una oferta personalizada a partir del perfil de los viajeros serán los más solicitados.

 

6. AVENTURA AL EXTREMO.

Desconectar, desafiar y conocer son palabras clave para entender al entusiasta de la aventura, otro segmento del turismo con rápido crecimiento en todo el mundo y particularmente importante para los mercados emergentes.

El Turismo de Aventura tiene como principal característica un cierto grado de riesgo, con interacción física con el ambiente y... adrenalina. Algunas de las actividades involucradas incluyen espeleología, escalada, ciclismo, caminata y rafting, pero lo que llama la atención es que ese viajero que está en busca de lugares remotos para desconectarse también busca una inmersión cultural, viviendo experiencias locales en escenarios únicos.

Este viajero no está definido por grupos de edades, sino por su perfil psicológico, su “mindset”: quiere ir más allá del límite y dejar su zona de confort para enfrentar algún desafío. Normalmente son viajes en grupo, con presencia fuerte de jóvenes o mujeres viajando solas o con colegas (y no con pareja). Son, normalmente, mujeres de entre 40 y 60 años, recién separadas, en busca de aventura y conexión.

Los viajes en esta modalidad no son una aventura si se producen en masa (no confundir con el viaje para practicar deportes, como maratones, algo que ya no es tendencia, sino realidad). Los viajeros esperan propuestas activas con búsqueda de emoción, que se hagan a medida y donde se les de soporte las 24 horas del día.

Efecto GoPro: a pesar que los viajeros de aventura quieren desconectarse, es esencial que tengan Internet para que puedan compartir sus aventuras mientras las disfrutan. Las redes sociales, en ese contexto, no se utilizan como forma de jactarse, sino para compartir esa vivencia con sus pares.  Los operadores de turismo tienen aquí una gran oportunidad de promover su producto en tiempo real para la red de amigos de sus clientes.

Algunos de los destinos más buscados son Costa Rica y Colombia, además de Galápagos y Antártica.

 

-¿Por qué es interesante?

Vivir al límite y explorar lo desconocido convierte a los destinos extremos y remotos en los más nuevos y queridos de los viajeros. Islandia, los países Nórdicos, Alaska, el Ártico y sus experiencias únicas, como la aurora boreal, son algunos ejemplos. Es necesario ofrecer un producto exclusivo, con comodidad y a medida.

 

7. VIAJES MULTIGENERACIONALES.

Baby boomers, generación X, millennials, generación Z: cada grupo tiene intereses y comportamientos diferentes, pero el desafío cada vez más fuerte pasa por conciliarlos. Con las rápidas transformaciones tecnológicas, culturales y sociales que hoy se suceden, las generaciones se acercan. Padres, hijos y nietos quieren compartir anhelos y experiencias, incluyendo los viajes.

Mientras que la generación X todavía representa la mayor franja de ingresos en América Latina, los millennials empiezan a dominar el mercado del turismo y a dictar tendencias, sumándose a las demás y señalando que, en breve, dominarán el escenario. Además, los baby boomers, con importancia creciente en la región, también representan una oportunidad interesante para el mercado de nicho, pues están queriendo aprovechar su tiempo de jubilación, al tiempo que la generación Z comienza a influir en las decisiones de la familia.

El tener productos para cada perfil es interesante (y hasta para cada pasajero, pues sólo pertenecer a una generación no lo define), pero la nueva dinámica de las familias requiere viajes en que las generaciones se crucen y todos aprovechen la oportunidad de (re) conectarse y vivir experiencias únicas.

Los boomers están viviendo más y mejor; superconectados, dialogan con los más jóvenes y quieren aprovechar el tiempo con hijos y nietos para explorar nuevos horizontes. Los X concentran la renta y privilegian a la familia: para ellos, que tienen sus viajes dictados por el calendario escolar, es importante entregarles una buena relación costo-beneficio y opciones de alquiler de casas, por ejemplo.

Los millennials son conscientes y sostenibles, buscan lo auténtico y quieren tener buenas historias para contar; los más jóvenes todavía necesitan algún apoyo financiero de los padres para viajar, pero no sólo por eso valoran el tiempo en familia. Cerca del 50% de los viajeros latinos de entre 18 y 34 años están interesados en volver a los destinos favoritos de la familia, y el 50% de los padres quieren que sus hijos aprendan sobre cultura e historia locales. Más jóvenes, los Z son muy influyentes en las decisiones de viaje de los padres.

Como opciones de destino, México y el Caribe son conocidos por la cantidad de resorts, pero los alquileres de temporada serán cada vez más populares: uno de cada tres viajeros latinos prefiere quedarse en una casa en vez de alojarse en un hotel.

 

-¿Por qué es interesante?

No piense en las necesidades de su cliente basándose sólo en la generación a la que pertenece. La personalización es otra tendencia, y lo mejor de cada generación en términos de conquistas, evolución tecnológica y forma de consumir puede estar presente en más de un perfil.

 

8. LA ECONOMÍA DEL COMPARTIR Y DEL ON DEMAND.

Los consumidores ya no quieren ser dueños, sino tener acceso. En turismo, el mejor ejemplo es la reinvención de Airbnb y el surgimiento de aplicaciones que ofrecen servicios accesibles, convenientes y sostenibles.

Los servicios de streaming, alquiler, intercambio o para compartir son el foco de los “early millennials”, generación de entre 20 a 29 años, políticamente correcta, sostenible, minimalista, alternativa y que consume conscientemente. Para ese público, la combinación que funciona es la de lo barato con estilo.

Los millennials viajan ahora con sus familias, prefieren invertir en momentos memorables y ahorrar en aspectos más funcionales, como alojamiento o transporte, llevando un estilo de viaje más libre y ecológico.

Cerca del 55% de los latinos tienen la intención de alojarse de forma no convencional, o sea en casas de temporada o alojamientos particulares que les proporcionarán una experiencia inmersiva y menos tradicional del destino.

Airbnb viene explorando estos aspectos y mostrando nuevas formas de aproximar los viajes a la cultura local. La empresa quiere formar parte de toda la trayectoria de los viajeros, resolviendo problemas y explorando la tecnología como diferencial para hacer las travesías más únicas, simples y accesibles. ¿Y su empresa? ¿Qué está haciendo para suplir esas necesidades del nuevo viajero?

La plataforma también tiene planes de crear sus propios edificios de apartamentos, pensados para viajeros frecuentes. En 2018 sorprendió con la inclusión de habitaciones de hoteles y con el anuncio de nuevas propiedades para atraer 1.000 millones de usuarios anuales en los próximos 10 años. Airbnb deja de ser sólo una aplicación de reserva y se convierte en un jugador relevante, que impacta directamente en la economía del turismo y en la forma en que los viajeros estructuran su itinerario. ¿Cómo reaccionan los demás actores? Las legislaciones, el contenido y el producto necesitan adecuarse a la nueva realidad y al futuro.

 

-¿Por qué es interesante?

Las empresas que anticipen demandas, desplegando nuevas opciones para aspectos funcionales del viaje (como hospedaje o transporte), que simplifiquen o hagan la experiencia única, tendrán un diferencial en un escenario que está presentando nuevos actores en ascenso.

 

9. DEL OVERTOURISM A LA AUTENTICIDAD.

¿Cómo equilibrar la importancia de los ingresos provenientes del turismo con la superpoblación de los lugares más visitados del mundo? Mientras dos mil millones de turistas viajan cada año y el sector contribuye con US$ 7,9 mil millones a la economía global (WTTC), ciudades como Amsterdam, Barcelona, Reykjavík e incluso Jericoacoara (Brasil), toman medidas para contener los impactos del overtourism : daños ambientales y culturales, estructuras sobrecargadas y población local infeliz.

 Es una ecuación difícil. Al mismo tiempo que hay cada vez más oferta, precios asequibles, conectividad y tecnología, los destinos superpoblados regulan los servicios turísticos, cobran tasas, disminuyen las inversiones en marketing y empiezan a promover atracciones fuera del circuito tradicional para dispersar a los turistas.

Este movimiento, aliado al crecimiento de generaciones que valoran experiencias auténticas, como la de los millennials, ha ayudado al florecimiento de barrios secundarios y ciudades vecinas, que emergen ahora como destinos cool y artísticos. También está la creación de startups y de otras empresas que dan consejos de un “residente local” al turista, como el caso de la aplicación Cool Cousin y del algoritmo desarrollado por la ITMO University, de San Petersburgo, que mapea fotos de personas locales para ayudar a los visitantes a tener experiencias más auténticas.

Las ciudades tradicionales crecen y ofrecen nuevas miradas, como Los Ángeles con su nuevo Instituto de Arte Contemporáneo y Ciudad de México, nominada Capital Mundial del Diseño en 2018. Urbes secundarias –Portland, Denver y Bristol, por citar algunas– así renacen y atraen viajeros apasionados que buscan autenticidad, conexión y personalización.

 

-¿Por qué es interesante?

A contramano del overtourism, existe hoy más estímulo al turismo consciente, con viajes fuera de la alta estación o a barrios y ciudades secundarias. La oportunidad pasa por ofrecer nuevos itinerarios y servicios con foco en explorar la novedad, lo auténtico, lo local. El huir de lo obvio es necesario.

 

10. LA NUEVA VERSIÓN DEL BLEISURE.

 

En 2014 la tendencia ganó espacio con la divulgación del Bleisure Report, de la Bridgestreet Global Hospitality, que pasó a considerar la combinación del viaje de negocios y de ocio como novedad en el universo de la hospitalidad. En el informe, el 94% de los viajeros, principalmente los millennials, indicaban que harían un viaje con ambos propósitos en los cinco años siguientes, y el 55% dijo que ya llevaba a miembros de su familia en viajes de trabajo.

Un nuevo estudio sobre el tema, divulgado en 2017 por la Global Business Travel Association (GBTA) y Hilton Hotels, resaltó la preocupación de las empresas por mejorar la experiencia bleisure de sus colaboradores, conscientes de que los viajes de negocios alejan la familia y de la rutina. Desarrollar políticas internas claras de reembolso, una nueva red de proveedores y canales de reserva fueron las sugerencias del informe.

Además del sector hotelero, el mercado corporativo es uno de los que más crece actualmente. Y es uno de los más rentables. Según los datos de la Encuesta de Ventas Abracorp 2017, los viajes de negocios subieron un 6,6% en Brasil entre 2016 y 2017, y también fueron responsables de la recuperación del sector aéreo: tras una caída del 4,7% de pasajes nacionales vendidos para viajes corporativos en 2016, llegó un aumento del 9,9% junto a una suba del 4,8% en la tarifa promedio.

La evolución del bleisure supera ahora los límites de los viajes tradicionales y entra en el universo de la nueva generación de emprendedores y autónomos, los llamados “nómadas digitales”, que tienen la libertad de trabajar desde cualquier ambiente con wi-fi. Además, estos viajeros están abriendo camino hacia nuevos estilos de vida en cualquier lugar del mundo. Con un fuerte sentido de comunidad y colaboración, crean nuevos desafíos para la industria, pues buscan programas de larga duración, con trabajo y ocio asociados al autoconocimiento.

Ya han aparecido en el mercado empresas que entendieron esta nueva realidad, como el programa “Remote Year”, que reúne e inspira a profesionales a trabajar, vivir y viajar en diferentes ciudades del mundo durante un año.

 

-¿Por qué es interesante?

Mientras que el sector de viajes corporativos crece (y con él los riesgos y responsabilidades de las empresas en relación a sus colaboradores), las organizaciones necesitan mejorar la experiencia de viaje de sus empleados, combinando trabajo, seguridad y también ocio y familia. La tecnología posibilita la creación de productos en ese sentido, así como es responsable de posibilitar nuevas formas de vivir, como la de los “nómadas digitales”, que buscan programas de larga duración para viajar, trabajar y vivir en cualquier lugar del mundo.