Información para Profesionales de Turismo
Texto
Actualidad
DELTA AIR LINES. Inclusión y diversidad en la Maratón Miami 2019

Subrayando su compromiso con la igualdad de oportunidades para la comunidad toda, la aerolínea estadounidense auspició la participación de cinco atletas argentinos con discapacidades motrices en una de las principales maratones del mundo.

El pronóstico prometía un clima similar al de la jornada anterior, con tormentas, viento y fresco todo el día. Sin embargo, el domingo 27 de enero se produjo un cambio casi milagroso. A las 6 de la mañana, la lluvia había dejado de caer y comenzaba a soplar una cálida brisa sobre la bahía de Biscayne.

Mientras tanto, frente al Bayfront Park del centro de la ciudad, cuando todavía no había amanecido, más de 20 mil atletas de unas 80 nacionalidades se alinearon frente a la línea de largada de la 17° edición de la Fitbit Miami Marathon and Half Marathon. Los esperaban 41K y 21K, respectivamente, de adrenalina pura lo largo de varios íconos urbanos, como Ocean Drive, Brickell Avenue y Coconut Grove, mientras los rayos del sol comenzaban a vencer la amenaza de lluvia.

Miles de espectadores siguieron la prueba que el canadiense Ezequiel Kipsang terminó concluyendo en tan sólo 2:16:36, mientras que la estadounidense Kate Landau hizo lo propio en el rubro femenino con otro notable registro: 2:37:48.

Una exigente prueba más del calendario deportivo 2019 que para Delta Air Lines adquirió ribetes especiales, ya que auspició la participación de un grupo de atletas argentinos de la Fundación Jean Maggi, organización privada sin fines de lucro enfocada en apoyar a personas con discapacidad a través del deporte. Corrieron con bicicletas adaptadas (handbikes) el mismo Maggi junto a Milagros Sánchez, Javier Gómez, Leandro Céspedes y Carlos Chaves.

En el área de llegada, en la Fun Zone del Bayside Marketplace, la compañía dispuso de una carpa a cargo de Alva Gómez-Quiñones, asistente de la Dirección General, donde se entregó material promocional y regalos a cientos de espectadores, al tiempo que recibió a los deportistas que iban concluyendo la prueba.

Además, la aerolínea tuvo su propio equipo de corredores: Laura Cabargas y Gloria Cuarezma (Chile), Diego Ospina y Franz Velasco (Miami), y Noah Downer y Ryan Bowman (Atlanta).

Pero en rigor, para Delta las actividades comenzaron el día anterior, con el auspicio de la premiere en Estados Unidos de Challenge Himalaya en el Art Cinema de Coral Gables, un emocionante documental que retrata una de las tantas hazañas de Jean Maggi: alcanzar el paso motorizado más alto del planeta, el Khardung La, en la cordillera del Himalaya, a 5.460 msnm. A pesar de la inclemente lluvia que ese mediodía se abatió sobre la ciudad, la sala estalló de público deseoso de conocer detalles de este singular derrotero de 420 km. cubiertos en 11 etapas.

Y no se trató de una travesía que pudiera tildarse de convencional. A raíz de una poliomielitis que sufrió al año de vida afectándole sus miembros inferiores, Jean no puede caminar sin la ayuda de bastones. Para llegar tan alto, real y metafóricamente hablando, venció a esas elevadas cumbres en una bicicleta similar a la empleada en Miami, adaptada para pedalear con las manos y construida con los mismos componentes que un modelo de mountain bike.

Todo un ejemplo de superación que también lo llevó a competir en varias maratones (Nueva York, Roma, París y ahora Miami, entre otras), en una prueba Iron Man e incluso en torneos de esquí en la nieve. Además, a título recreativo, práctica tenis y golf. “En la vida no hay límites. Detrás de cada línea de llegada hay otra de partida; detrás de cada logro hay otro desafío”, asegura y luego remarca su frase favorita: “Lo difícil se hace, lo imposible se intenta”.

Vale señalar que además de la película durante el evento fue presentado el libro “Jean Maggi, la aventura de romper límites”, escrito por Carlos Marcó, jefe de Noticias de Cadena 3 de Córdoba. El título lo dice todo.

Como padrino de la Fundación, Luciano Macagno, director general de Delta para América Latina y el Caribe, resaltó: “Me enorgullece trabajar para una empresa que expresa un gran compromiso con la comunidad, fundamentalmente a través de la educación, la diversidad y la inclusión. Nuestro objetivo es acompañar a la gente para que entre en movimiento y en este caso en especial nos complace haber entregado 30 bicicletas de mano, la donación más grande que recibió la Fundación”.

Tras subrayar que “tenemos varios proyectos con Gustavo Zerbino (sobreviviente de la tragedia de los Andes en 1972), Pancho Ibáñez y otros padrinos”, Macagno sostuvo: “Lo que más me atrapa es el sueño de Jean de su próxima conquista; que no es una sola sino un montón. Son los proyectos de una persona muy humilde y repleta de logros, tantos que merecen una película sobre su vida, no solo la del Himalaya. Una persona admirable que ahora está llevando adelante la iniciativa de crear en la Argentina una fábrica de handbikes a cargo de gente con discapacidades motrices”.

“La Fundación genera inclusión y conciencia, y debe haber cada vez más gente que entienda que se necesitan recursos, infraestructura para lograrlo, viendo nosotros a todos con los mismos ojos”, finalizó diciendo.

Las palabras de cierre corrieron por cuenta de Gustavo Zerbino, quien escribió el prólogo del libro, y señaló que “con Jean me unen la magia y el destino. Nos conocimos hace unos años, cuando nunca había escuchado hablar de él. Pero me bastó escucharle algunas pocas palabras para darme cuenta de que éramos almas gemelas. Luego, gracias al dictado de una conferencia, pudimos donar 21 bicis de mano. Esta es una fundación que honra la palabra, que entrega lo prometido en el mismo momento de los eventos y a la que me enorgullece integrar”.