Información para Profesionales de Turismo
Texto
Opinión
Creemos en el turismo como una fuente fundamental de trabajo y recursos

Por Sebastián Giobellina, presidente del Ente Tucumán Turismo y del Ente Norte

Junto a mi equipo y bajo la expresa indicación de nuestro gobernador, Juan Manzur,  proyectamos impulsar el desarrollo turístico a través de un Plan Estratégico con vistas a 2020. Hacerlo en un escenario cambiante como el que se vive a nivel nacional, nos impone un ejercicio diario de adaptación de estrategias y calendarios.
En el corto, mediano y largo plazo apuntamos al enriquecimiento de la oferta de Tucumán como destino turístico.
El fuerte compromiso de la provincia con nuestra actividad, que nos permitió alcanzar por gestión local y por primera vez conexión aérea directa con los principales hubs del continente, fue una realidad con números muy alentadores de ocupación. Lamentablemente, el impacto de la brutal devaluación sufrida a través de la política macroeconómica nacional nos está pasando factura, nos afecta y duele a muchos colegas y asociaciones empresarias que veíamos inicialmente, con buenos ojos, una diferencia cambiaria acotada (claro está) como una oportunidad. Aun así, seguimos avanzando y nos planteamos superar estas adversidades como un desafío diario: trabajar en la conectividad es trabajar sobre la posibilidad de crecimiento como destino.

 

Desarrollar el Turismo.

Estamos convencidos del impacto positivo que se puede lograr por medio del desarrollo del Turismo en las economías regionales. En nuestro caso estamos incorporando nuevos atractivos a través de infraestructura como el Centro de Interpretación de la Ciudad Sagrada de Quilmes, con el apoyo del exMinTur, y hace pocos días la primera etapa de la revalorización de El Cadillal, con recursos de la provincia, donde proyectamos generar un polo de desarrollo turístico muy próximo a nuestra ciudad capital. A estos se suman proyectos de importantes mejoras en el entorno del Cristo Bendicente y en otros puntos de la provincia, como las obras en la Gruta de la Virgen de Lourdes, en San Pedro de Colalao y, en el sur, uno de los grandes legados que se comenzó a gestar desde Tucumán en el Bicentenario y que hoy está llegando a etapa de concreción, como lo es el paso de Los Alisos a futuro Parque Nacional Aconquija.
Como funcionario debo ser optimista respecto a que lo que se está logrando en Tucumán en materia turística. Habrá grandes beneficios para una provincia que hasta ahora registraba como significativas a la industria de la caña de azúcar y la citrícola: estamos trabajando en todos los frentes para sumar a nuestro posicionamiento como destino, con una inédita campaña multiformato que supera los dos años de duración, y afianzarnos como puerta de entrada al Norte argentino. Las primeras señales de esos resultados se comenzaron a mostrar en los principales buscadores de viajes, lo que confirma además que el esfuerzo debe centrarse vía web.
Una de las cuentas pendientes del sector es el verdadero federalismo, y en eso tiene que ver la conectividad. El gran flujo de turismo que llega a Buenos Aires sin que sume al resto del país tiene que ver con esto. Porque trasladarse desde ahí al Interior encarece muchísimo el viaje y, si bien hay grandes destinos que tienen un peso propio como Patagonia e Iguazú, existen otras provincias que necesitan de un impulso mucho más grande.
Creo que el contexto mundial difiere mucho del nacional, y mientras en el mundo se reconoce a Argentina por su potencial turístico, en el país y en Sudamérica se sintió fuerte el descenso de la cartera nacional a Secretaría, que casi deja sin respuesta hasta a quienes más comprometidos estamos con la actividad. Eso, junto a la brutal devaluación en tan escaso tiempo, hizo que las perspectivas fueran replanteadas por el cambio.

Confío en mi equipo, y en el de la actual Secretaría de la Nación articulando con todas las provincias, para capear este temporal. No hay otra manera.