Información para Profesionales de Turismo
Texto
Nota de tapa
GALÁPAGOS. Un mar de desafíos para las Islas Encantadas

El costo de los paquetes, los trámites y requisitos del ingreso de los visitantes y la movilidad intraislas son algunos de los desafíos que enfrenta Galápagos –además de mantener el equilibrio con un ecosistema frágil– tras una década en la que los ingresos de pasajeros se multiplicaron.

Hablar de turismo en Galápagos implica retos, cómo atender y regular la demanda de visitantes que este destino posee o incentivar un turismo sostenible.

Es así que uno de los problemas en este destino es el turismo sin intermediación. Como es bien sabido, viajar a las Islas Encantadas es costoso. Sin embargo, para Dante García, gerente general de Latin Adventures –agencia especializada en turismo receptivo– si se planifican los viajes y presupuestos con tiempo, es posible disfrutar al máximo en el archipiélago. Asimismo, el ejecutivo piensa que la contratación de agencias de viajes presenta ventajas como disfrutar de actividades para las que es necesario reservar con una semana de anticipación, especialmente en los sitios más solicitados como San Cristóbal o Kicker Rock, este último ideal para realizar esnórquel. Agregó que si el turista va por su cuenta hacia las Islas Encantadas, seguramente no podrá acceder a esos lugares, pues debe tener un documento que acredite su visita como turista.

Con este criterio coincide Iván Torres, gerente general de Consolida Ecuador –agencia especializada en turismo interno–. Además, mencionó que es necesario confirmar los servicios que se tienen previstos utilizar y que la agencia brinda seguridad al viajero, quien puede ser víctima de la especulación de precios.

Otro de los retos que presentan las Islas Encantadas actualmente es el crecimiento de la demanda hacia este destino, que ha aumentado considerablemente durante los últimos 10 años.

En 2007 el Parque Nacional Galápagos registró 161.850 arribos turísticos totales, mientras que en 2018 se anotaron 275.817. Actualmente, según el Consejo de Gobierno del archipiélago, además de la tarjeta de control de tránsito y de las reservas de acomodaciones o establecimientos de alojamiento turístico legalmente autorizados para pernoctar, también se necesita un pasaje de ida y vuelta por cualquier vía. Esta regulación permite a las autoridades conocer el período que permanecerán los turistas en las islas. García ve este último requisito con optimismo, pues para él esto evitará que exista una sobredemanda.

 

TURISMO SOSTENIBLE.

Las Islas Encantadas fueron declaradas Patrimonio Natural de la Humanidad por la Organización de las Naciones Unidas para la Educación, la Ciencia y la Cultura (Unesco) en 1978. Por esta razón son el foco permanente de cuidados especiales, tanto de instituciones nacionales como internacionales. En la actualidad se impulsa la lucha contra los plásticos. Para Jorge Carrión, director del Parque Nacional Galápagos, los plásticos encontrados en este sitio son un tema preocupante. Carrión recordó que en 2018 recolectaron 22 toneladas de estos residuos y desde el 26 de febrero de 2019 se inició la sustitución de envases desechables de gaseosas por recipientes de vidrio y plástico retornable. La Asociación de Industrias de Bebidas no Alcohólicas de Ecuador (AIBE) está a cargo de este proyecto. Además, en noviembre de 2018 el Consejo de Gobierno del Régimen Especial de Galápagos emitió una ordenanza en la que se prohíbe el ingreso de bolsas tipo camiseta, sorbetes y otros envases considerados plásticos de un solo uso.

De la misma manera, según el Ministerio de Turismo de Ecuador, la isla Santa Cruz fue premiada con un galardón por parte de Green Destinations, que es parte de la Red Global de Turismo Sostenible (GSTN), por el segundo lugar en el continente americano de los 100 mejores destinos sostenibles del mundo. Esta institución premia los esfuerzos por desarrollar un turismo ecológico. Expertos académicos y en sostenibilidad de negocios analizaron criterios como clima, ambiente, política turística y manejo del destino, protección de la naturaleza y paisaje, entre otros. Santa Cruz cumplió estos requisitos y se ubicó en la cima de los destinos más amigables con el ambiente. En esta isla además se implementó el uso de energías renovables, manejo de desechos y reducción del uso de combustible fósil para disminuir el impacto ambiental en la zona. El 6 de marzo de este año Galápagos también fue reconocido como el mejor destino sostenible de América. Sin embargo, hace falta preguntarse si esta iniciativa se mantendrá a largo plazo.

Otro reto que se plantea en la actualidad es enfrentar la modalidad de tránsito de turistas en el archipiélago. Para Torres existe un aumento de visitantes que se trasladan por tierra. Prefieren esta alternativa por ser más económica en comparación con los cruceros y también porque se ofrecen tours combinados (landtours) que les permiten visitar diversas islas en un día. Para él Puerto Ayora posee una oferta hotelera (que actualmente consta de 317 alojamientos) de muy alta calidad al tiempo que preserva el medio ambiente.

Para García, en cambio, una de las ventajas que presenta esta opción es disfrutar de las Islas Encantadas con más tranquilidad hospedándose en un hotel. Sin embargo, ante esta demanda de turistas los expertos creen que existe una presión por el aumento de la demanda de servicios básicos en las Islas Encantadas.