Información para Profesionales de Turismo
Texto
Nota de tapa
El sistema tripartito de aeropuertos no termina de convencer a la industria

Tras la cancelación del NAIM, el sector aéreo en México ha manifestado sus inquietudes por el propósito de las autoridades de implementar un sistema de aeropuertos como solución a la saturación del actual aeropuerto capitalino. En ese contexto, la IATA llevó a cabo el Aviation Summit Mexico, en el que llamó a establecer un diálogo abierto entre el gobierno y la industria; y advirtió sobre los retos que representaría la operación de tres aeropuertos.

La industria aeronáutica internacional está decepcionada por la decisión del gobierno mexicano de cancelar el Nuevo Aeropuerto Internacional de la Ciudad de México (NAIM) y considera imperativo que tanto la nueva administración, encabezada por Andrés Manuel López Obrador, como las partes interesadas de la industria, trabajen juntas para encontrar la mejor manera de avanzar, aseguró el director ejecutivo de la Asociación Internacional de Transporte Aéreo (IATA, por sus siglas en inglés), Alexandre de Juniac.

Convocado por la IATA, el sector aeronáutico del país se reunió en el Aviation Summit Mexico, encuentro en el que la organización liderada por De Juniac llamó a un diálogo abierto entre el gobierno y la industria para desarrollar infraestructura aeroportuaria que permita satisfacer la creciente demanda de conectividad aérea en la principal entrada al país.

Ante directivos de aerolíneas y de otras empresas del sector turístico, el dirigente advirtió que el Sistema Metropolitano de Aeropuertos (que estaría conformado por el actual aeropuerto capitalino, la base militar de Santa Lucía en la que se sumarían dos pistas y el Aeropuerto Internacional de Toluca), a través del cual el gobierno mexicano busca resolver la saturación de la actual terminal aérea en la capital del país, “será difícil de manejar a nivel tierra y aire” y presentará grandes desafíos técnicos y comerciales.

Explicó que los tres aeropuertos van a estar muy cerca uno del otro y estarán ubicados sobre terrenos montañosos a gran altura, lo cual pone en jaque la posibilidad de que las operaciones se desarrollen de manera segura y eficiente.

“La seguridad nunca debe ser comprometida y no queremos encontrar que las inversiones en estos tres aeropuertos se vean comprometidas por los requisitos de gestión del tráfico aéreo que, en última instancia, limitan su utilización”, dijo De Juniac.

Abundó que la operación simultánea de tres terminales aéreas hará más difícil la asignación de capacidades, lo cual tendrá muchas implicaciones en términos de la conectividad.

“Para que exista una buena conectividad entre vuelos nacionales e internacionales (las aerolíneas) necesitan estar en el mismo aeropuerto; si no, no va a funcionar. Nunca hemos visto una buena conectividad entre dos aeropuertos separados por 70 km. de distancia. Es sentido común”, aseveró.

Como en otros ámbitos de la escena nacional en los que prevalece la incertidumbre, los integrantes de la industria aérea demandaron información puntual y detallada sobre el proyecto de sistema aeroportuario propuesto por el gobierno federal, así como tomar parte en las decisiones que afecten al sector.

“Queremos que este gobierno nos dé la mayor cantidad de información acerca de la administración de estos aeropuertos y cuál es el impacto que tendría en las aerolíneas en los diferentes aeropuertos. Es información básica para nosotros. Tenemos mucho que contribuir en este sentido y muchos comentarios al respecto. Yo no creo que sea bueno tener un aeropuerto internacional y otro nacional en otro lugar. No es tan simple como parece. Se trata de un sistema que necesita de muchas ideas. Además, hay que trabajar con las aerolíneas. Siempre se debe hacer una adaptación del diseño y la planeación junto con las aerolíneas porque ellas saben qué se debe hacer para dar un buen servicio a los pasajeros”, demandó De Juniac.

Y advirtió: “Hay una crisis de capacidad en Ciudad de México y no hay tiempo que perder para encontrar una solución. Las aerolíneas necesitan saber con urgencia qué infraestructura estará disponible y cuándo. Luego podemos iniciar un diálogo con el gobierno que se enfocará en la mejor manera de usarlo. Las decisiones que son motivadas políticamente o burocráticamente asignadas, tienen resultados que probablemente no sean óptimos”.

Para el experto, lo mejor es comenzar con recomendaciones sólidas a través de la experiencia acumulada por la IATA, fundada en Cuba en el año 1945 y que actualmente representa a 290 aerolíneas que operan el 82% del tráfico aéreo mundial.

“No vamos a reinventar la rueda, no somos genios, pero tenemos experiencia mundial, sabemos qué es lo que se ha hecho bien o mal en todos lados, en términos de infraestructura tenemos muchos ejemplos y algunos elementos con base en la experiencia adquirida que podemos proporcionar al gobierno mexicano”.

Agregó que la IATA ha manifestado a la actual administración su interés de trabajar con ella a nivel operativo, pues considera que el socio operativo es la mejor manera para administrar un sistema de aeropuertos “y parece que el gobierno está muy abierto a trabajar con nosotros”, señaló.

De su lado, directivos de aerolíneas nacionales y extranjeras se sumaron a la petición de trabajar en conjunto con las autoridades.

A lo largo de diversos paneles, directivos de aerolíneas alertaron sobre las implicaciones en costos para el consumidor que supondría la operación en tres aeropuertos distintos, entre otras implicaciones.

 

LA POSICIÓN GUBERNAMENTAL.

El encuentro contó con la participación de funcionarios del sector, como el secretario de Comunicaciones y Transportes, Javier Jiménez Espriú, quien luego de escuchar la posición de la IATA aceptó que la operación de tres aeropuertos resultará compleja y que no se ha difundido información suficiente sobre el proyecto.

“(De Juniac) tiene toda la razón; como lo manifesté, la seguridad no está a discusión, no vamos a hacer absolutamente nada que no tenga la seguridad como elemento fundamental en el manejo de los aeropuertos”, dijo Espriú.

Y añadió: “Necesitamos, y ésa era la inquietud de la IATA, que el diseño de la logística de operaciones de los aeropuertos se construya con la participación de las aerolíneas y eso lo tenemos contemplado desde un principio. Las aerolíneas son nuestros clientes y lógicamente hablaremos con ellas para ver qué es lo más conveniente para que optimicen sus recursos y sean más rentables. La logística será discutida, analizada y acordada con ellas”.

En ese sentido, De Juniac expuso que, sin que se trate de un acuerdo formal, existe la disposición para que el gobierno trabaje de la mano con la IATA, la ALTA y otras organizaciones, así como los representantes de las aerolíneas para diseñar un plan en beneficio para los pasajeros.

Para cerrar el encuentro, Cuitláhuac Gutiérrez, director de la IATA en México, señaló que la presencia de los funcionarios en el encuentro fue un claro mensaje del interés y la disposición de cooperar tanto del gobierno como de la industria para avanzar en objetivos comunes.

“Hoy fuimos testigos de que industria y gobierno tienen una visión clara de que la situación actual no es sostenible y se tienen que tomar medidas. Desde nuestro lado trazaremos una agenda con todos estos elementos, buscando realmente una solución, pensando en el futuro de la aviación en el país, con una visión de largo plazo, que nos permita desarrollar una industria aérea con altos niveles de seguridad, confiabilidad, operación, eficiencia, competitividad y costos. De nuestra parte nos comprometemos a presentar una agenda, como fuimos instruidos por nuestro presidente, Alexandre de Juniac, para que podamos desarrollar el camino a seguir. Por nuestra parte, estamos listos”, remarcó.

 

IATA: EL VALOR DEL TRANSPORTE AÉREO EN MÉXICO.

En el marco de la reunión, la IATA presentó el documento “El valor del transporte aéreo en México”, que da cuenta de la contribución de la industria al país.

De acuerdo con el reporte, el sector aeronáutico contribuye con US$ 38 mil millones anuales al PIB de México y genera más de un millón de empleos en el país. Además, los empleos en la industria de la aviación son en promedio 4,4 veces más productivos que en la economía en general.

Las líneas aéreas, operadores aeroportuarios, empresas ubicadas en sitio (restaurantes y comercios en el aeropuerto), fabricantes de aeronaves, y proveedores de servicios de navegación aéreos emplean a 278 mil personas en México, de acuerdo con data reciente. La industria también contribuye directamente con US$ 14 mil millones al PIB nacional.

Adicionalmente, al adquirir bienes y servicios de proveedores locales, el sector contribuye con 345 mil empleos adicionales y US$ 7.000 millones al PIB. Por encima de esto, se estima que el sector apoya 122 mil empleos y US$ 2.500 millones por salarios pagados a sus empleados, que en parte son invertidos en la economía.

Asimismo, casi la mitad (48%) de todos los visitantes internacionales a México llegan por aire. El dinero producto del gasto en la economía local contribuye en 667 mil empleos y en US$ 13.300 millones a la economía del país.

El documento también refiere que México emerge como el país mejor conectado en América Latina, por encima de Brasil y Colombia, y su conectividad aérea ha incrementado un 70% en los últimos cinco años, considerablemente por encima del promedio mundial y en mayor grado que otros países como Chile (68%), Panamá (58%) y Perú (51%).

Asimismo, Ciudad de México está clasificada como la ciudad mejor conectada de América Latina por delante de Cancún, San Pablo, Buenos Aires y Guadalajara. El hecho de que tres ciudades mexicanas se encuentren entre las cinco principales en América Latina destaca la ventaja de la proximidad al mercado norteamericano.

Por último, el estudio indica que la demanda por el transporte aéreo desde, hacia, y dentro de México está pronosticada a duplicarse en los próximos 20 años. “Sin embargo, para que esto suceda, se requiere de un marco regulatorio favorable y una adecuada infraestructura aeroportuaria en donde los pasajeros lo necesiten”, advierte.