Información para Profesionales de Turismo
Texto
Actualidad
Polémica por el cruce de dos aviones en el aire

Una aeronave de Austral y otra de Avianca se cruzaron en el aire, por debajo de las distancias mínimas de seguridad establecidas por las normas. Más allá de un intercambio radial soez y anecdótico, el interrogante clave es: ¿nuestro espacio aéreo soporta la inclusión de más rutas y vuelos sin degradar su seguridad? El sindicato de controladores dice que no.

“+ Las inversiones que se contemplan en el plan aerocomercial anunciado por el presidente Macri acompañarán el crecimiento del mercado.

Falso. Durante una buena cantidad de años no se ha invertido de modo contundente en el sistema aerocomercial. Producto de eso hay cuestiones que están “atrasadas”, como las radioayudas, los ILS, el balizamiento de las pistas y demás. Y buena parte de las obras tienen esa finalidad: construir mejores torres de control, mejorar pistas y plataformas, pero en general no contemplan ampliación. De modo que a nivel de una infraestructura más básica (espacio en las terminales, cantidad de mostradores de check-in, de mangas, de puertas de embarque, de puestos de chequeo de seguridad) las últimas inversiones no parecen acompañar lo que se espera. La meta fijada por el gobierno es duplicar la cantidad de viajeros de cabotaje en cuatro años y llegar a los 12 millones de usuarios, pero hay cuestiones urgentes. La plataforma de Aeroparque hoy está saturada, y el incremento de la flota operativa en este mismo 2017 (cuatro, seis, ocho aviones más), causarán graves complicaciones”. El párrafo reproducido corresponde al artículo “El verdadero o falso de la Revolución de los Aviones”, publicado en la edición de La Agencia de Viajes N°1461, del 3 de abril de 2017. Y es que era obvio, que un crecimiento explosivo del mercado como el que se buscaba, iba a terminar impactando en una infraestructura aeronáutica retrasada. Y el incidente sucedido la semana pasada, cuando dos aviones (uno de Austral y otro de Avianca) se cruzaron en el aire por debajo de las distancias mínimas de seguridad, y se generó un áspero intercambio radial entre los protagonistas (torres-aeronaves) que incluyó insultos, muestra que el retraso persiste.

 

La opinión del Ministro.

En primera instancia, el ministro de Transporte, Guillermo Dietrich, se refirió al episodio y al diálogo impropio que se generó entre los participantes, con insultos incluidos. “Fue una conversación inapropiada”, aseguró el funcionario. Pero más allá de lo anecdótico, aseguró que el episodio está “bajo investigación para definir si hubo o no una aproximación inadecuada de aviones”. “Estamos haciendo una inversión millonaria en el sistema aéreo, como en las pistas en Tucumán, San Juan, Mendoza, Trelew, San Martín de los Andes, Iguazú, Salta y la de aquí en Córdoba con incorporación de tecnología de última generación. Vamos a tener una mejora en un sistema que estaba obsoleto. La idea es que haya mayor seguridad operacional en todos los aeropuertos”, dijo Dietrich. Tácitamente, al hablar de las inversiones que se están haciendo, el ministro admitió que el déficit en ATM (air traffic management), existe.

 

Las denuncias de Atepsa.

Luego de solidarizarse con la controladora aérea que protagonizó el episodio, la Asociación de Técnicos y Empleados de Protección y Seguridad a la Aeronavegación (Atepsa), en un comunicado que lleva la firma de su secretario general, Jonatan Doino, aseguró que en la fecha donde se produjo el hecho “la demanda superó sostenidamente a la capacidad técnica y humana para soportar el incremento de tránsito”. “El espacio aéreo volvió a colapsar.

Las estadísticas que se festejan deben ser analizadas de manera responsable y honesta porque, como venimos denunciando, somos el lado B de la Revolución de los Aviones: lo que se oculta, lo que se degrada, lo que es esencial pero invisible a los ojos del pasajero”, asegura el texto de Atepsa. “Pedimos procedimientos y nos dan sumarios, nuestras herramientas de trabajo no son seguras ni confiables, la urgencia de los negocios lleva a prescindir del necesario análisis de riesgo, lo provisorio se vuelve eterno y se penaliza el error humano. Somos sometidos a una bicicleta constante en todo lo relativo a las condiciones de trabajo.

Lejos de invertir en las herramientas y condiciones necesarias para la segura y ordenada ‘separación de los aviones’, la política de relaciones laborales se basa en la separación y el enfrentamiento entre los trabajadores, entre distintos controles, entre distintos gremios, entre distintas espacialidades, instalando el concepto low cost en materia de seguridad de las operaciones aéreas”, concluye el documento.

 

A modo de conclusión.

Es cierto que EANA, la principal responsable institucional del control y gestión del espacio aéreo en el país, viene realizando ingentes inversiones en tecnología y mejora de procedimientos. Pero la metáfora es la de trabajadores que vienen asfaltando un circuito automovilístico en la primera curva, mientras en la recta principal ya se largó la carrera. Las necesidades de la infraestructura imponen un ritmo de inversiones que se ve superado por la expansión comercial del mercado. Y para confirmarlo no hace falta más que mirar las cifras oficiales. Analizando los datos más recientes se puede ver que mientras entre enero y marzo de 2015 el número de vuelos llegó a 28.148, este año alcanzó los 38.194 para el mismo período. Es decir, se ha incrementado en un 35,6%, más de un tercio. A esto se suma que, incluso, como sucede desde la semana pasada, muchos tramos aéreos son absolutamente nuevos, es decir nunca se operaron (Tucumán/Rosario, por ejemplo).

 

“Nuestras herramientas de trabajo no son seguras ni confiables, la urgencia de los negocios lleva a prescindir del necesario análisis de riesgo, lo provisorio se vuelve eterno y se penaliza el error humano. Somos sometidos a una bicicleta constante en todo lo relativo a las condiciones de trabajo”, Jonatan Doino.

 

“Estamos haciendo una inversión millonaria en el sistema aéreo (…) que incorporan tecnología de última generación. Vamos a tener una mejora en un sistema que estaba obsoleto. La idea es que haya mayor seguridad operacional en todos los aeropuertos”, Guillermo Dietrich.