Información para Profesionales de Turismo
Texto
Gestión
Cómo controlar el estrés en el trabajo

Cuando no se cumplen ciertas metas empresariales, la búsqueda de soluciones no suele enfocarse en el estrés del equipo de trabajo. Aquí, dos prototipos de programas de control de probada eficacia.

“La tensión es quien crees que deberías ser. La relajación es quien eres.”

Proverbio chino

 

Los problemas de rotación o de ausentismo, la disminución en el desempeño, la drogadicción, la reducción en la calidad de los productos o cualquier otra indicación de que no se están cumpliendo las metas de la organización deben ser tomados en cuenta como síntomas, y se deben investigar profundamente para detectar y corregir las causas subyacentes.

Es muy frecuente que los gerentes estén propensos a buscar causas tradicionales como, por ejemplo, una mala capacitación, equipo defectuoso o instrucciones inadecuadas, y lo más probable es que no incluyan al estrés en la lista de problemas posibles.

El primer paso de cualquier programa para manejar el estrés es reconocer su existencia; se debe determinar primero si existe estrés y qué es lo que contribuye a su aparición.

El estrés se presenta cuando los empleados están confundidos acerca de su papel laboral o cuando temen no poder realizar su trabajo; es por ello que los empleados deben contar con una clara comprensión de lo que requiere su puesto. Tienen que saber qué es lo que espera la empresa de ellos y sentirse seguros de poder cumplir tales expectativas.

Algunos programas que se aplican en las empresas tienen un enfoque específico, como por ejemplo los destinados al alcoholismo o a la drogadicción, la reasignación de puestos, la asesoría para el desarrollo profesional, etc.

Otros programas tienen un enfoque más general, como la salud emocional, la calidad de vida en la organización y muchos otros.

En la actualidad se utilizan dos prototipos de control del estrés, los clínicos y los de las organizaciones.

 

PROGRAMAS CLÍNICOS.

Estos, son iniciados por la empresa y se centran en los problemas personales. Se basan en el tradicional enfoque médico de tratamiento.

Algunos elementos de estos programas son:

• El diagnóstico: la persona con problemas pide ayuda y el personal de la unidad para la salud trata de diagnosticarlos.

• El tratamiento: se proporciona asesoría o terapia de apoyo; si no pueden ayudar las personas encargadas dentro de la empresa, se remite al empleado con profesionales externos.

• Las evaluaciones: exámenes periódicos de las personas que trabajan en puestos que producen estrés permiten detectar las primeras indicaciones de los problemas.

• La prevención: la educación y la persuasión se utilizan para convencer a los empleados de alto riesgo de que se tiene que hacer algo para ayudarles a afrontar el estrés.

Los programas clínicos deben contar con personal competente si se desea que rindan beneficios y se tiene que ganar la confianza y el respeto de los usuarios.

 

PROGRAMAS DE LAS ORGANIZACIONES.

Los programas de las organizaciones se dirigen más ampliamente a una población entera de empleados. Frecuentemente, se inician por problemas que se identifican en un grupo o en un sector, por un cambio inminente como reubicar o cerrar una sucursal o por la instalación de nuevos equipos.

Se pueden utilizar diferentes programas para controlar el estrés laboral, como por ejemplo la dirección por objetivos, los programas de desarrollo en la organización, el enriquecimiento de puestos, el rediseño de la estructura de la organización, el establecimiento de grupos de trabajo autónomos y de horarios variables, y la construcción de instalaciones para cuidar la salud de los empleados.

Por lo general los programas de manejo del estrés son económicos y altamente efectivos. Es posible enseñar a algunos trabajadores a que los pongan en marcha con un buen entrenamiento que incluya un protocolo detallado, lo que mejoraría la calidad de la vida laboral.

En la actualidad es recomendable que los departamentos de recursos humanos de las organizaciones incorporen las técnicas de manejo del estrés como instrumento de gestión eficaz del personal.