Información para Profesionales de Turismo
Texto
Actualidad
Los residentes reconocen el aporte del turismo, pero también sienten su impacto negativo

Una encuesta global de la OMT midió la satisfacción de los residentes locales con el turismo urbano en 15 países (incluido Argentina). Poco más de la mitad valoró el impacto económico, pero un número similar piensa que genera aglomeraciones y aumenta el costo de vida. Nuestro país está entre los que mejor consideran a la actividad, pero donde más se cree que debería gestionarse mejor el turismo en las ciudades.

En tiempos donde en los principales destinos del mundo empieza a hablarse no solo de los beneficios sino también de los problemas que genera la actividad, la Organización Mundial del Turismo (OMT) encargó a Ipsos un interesante estudio para medir las percepciones de los residentes locales de 15 países.  

“Para asegurarse de que el turismo urbano continúe beneficiando a los residentes, es fundamental implementar políticas y prácticas sostenibles. Esto contempla el monitoreo regular de las actitudes hacia el turismo y su inclusión en la agenda del sector”, dijo el secretario general de la OMT, Zurab Pololikashvili.

 

PULGAR ARRIBA.

El 52% de los 12 mil entrevistados consideró que la actividad tiene una repercusión media o alta en la generación de ingresos. Un 51% valoró la generación de intercambios culturales, la mitad dijo que genera nuevas ofertas de entretenimiento y ocio y un 48% consideró que tiene un impacto medio o grande en la generación de empleo.

Los impactos del turismo se valoran más positivamente en Australia, Argentina, Suecia, la República de Corea y España. Pero excepto en Japón -donde no llega al 30%-, en todos los demás países se reconocen los efectos económicos y culturales en niveles que superan el 40%.

 

PULGAR ABAJO.

Al mismo tiempo, un 46% dijo que genera aglomeraciones en sus ciudades y un 45% señaló que el turismo produce un aumento en el costo de las viviendas y de los bienes y servicios en general.

No casualmente casi la mitad de los encuestados (49%) opina que deberían tomarse medidas para gestionar mejor el turismo.

A favor está el hecho de que así y todo sólo un 12% piensa que debería limitarse el número de turistas.

Un dato curioso es que a la pregunta sobre si creen que debería gestionarse mejor el turismo en sus ciudades, son los argentinos (75%) quienes -por lejos- consideran que deberían tomarse medidas.  Entre los nacionales un 79% apuntó que deben mejorarse las infraestructuras e instalaciones, un 75% dijo que deben crearse experiencias y atracciones que beneficien a residentes y turistas, y un 71% que debe haber medidas que aseguren beneficios a las comunidades locales a partir de la actividad.

 

DOS PERFILES CLAVES.

Los encuestados jóvenes (menores de 34 años) muestran una mayor conciencia de los impactos positivos y negativos del turismo urbano y son también los más proclives a estar a favor de medidas más restrictivas. En ese rango etario un 21% opina que debe limitarse el número de establecimientos turísticos, e incluso un 16% cree que directamente debe limitarse la cantidad de visitas.

En contraste, los encuestados mayores (más de 50) son quienes perciben menos los impactos negativos. Entre ellos sólo el 5% piensa que la promoción turística debe detenerse, y solo el 8% está a favor de limitar el número de visitantes en sus ciudades.

Otro perfil donde se marcan notables diferencias en las respuestas es el que segmenta a quienes viajan con frecuencia a destinos internacionales (dos veces o más en el último año). Estos tienen menos probabilidades de sentir que viven en ciudades con un gran número de turistas, en comparación con los encuestados que viajan con menos frecuencia. De manera similar, la percepción de un impacto positivo del turismo es significativamente mayor entre ellos.

 
El dato

75% de los encuestados de Argentina consideró que deberían tomarse medidas para gestionar mejor el turismo urbano. El promedio global fue de sólo el 49%.