Información para Profesionales de Turismo
Texto
Nota de tapa
Los incentivos fiscales atraen $ 368 millones en reformas hoteleras y buscan captar establecimientos 0Km

En el Gobierno consideran un éxito el interés despertado en 45 hoteles para encarar proyectos de reforma a partir de la implementación de la Ley de Incentivos Fiscales. Además, para captar inversiones en nuevos establecimientos, el Ejecutivo apura en la Legislatura una modificación al régimen que permitiría duplicar los beneficios para la construcción.

A cuatro meses de la reglamentación de la Ley de Incentivos Fiscales, en el Gobierno porteño consideran un éxito que 16 hoteles hayan presentado proyectos de remodelación y otros 30 estén en conversaciones para acceder al régimen. Sin embargo, aunque hay sondeos millonarios con grandes cadenas, todavía no se pudieron apuntar ningún anuncio concreto de construcción de un establecimiento 0KM. Por ello, el Ejecutivo impulsa en la Legislatura la pronta aprobación de una reforma que permitiría aumentar considerablemente los beneficios actuales para quienes edifiquen hoteles en la Ciudad. 

 

CAMBIAR LA CARA.

Hasta el jueves pasado era cuatro los hoteles a los cuales se les habían aprobado los proyectos de reforma para ingresar al Régimen de Promoción, por el cual se les devuelve hasta el 60% de la inversión en crédito fiscal. Las obras implicarán un total de $ 69 millones en renovación de fachadas y nuevos espacios comunes.

Pero son 16 los proyectos en estudio, que una vez que tengan el OK del Gobierno inyectarán unos $ 368 millones en remodelaciones. Entre los que ya presentaron sus propuestas hay establecimientos de 3, 4 y 5 estrellas en Congreso, San Telmo, San Nicolás, Monserrat, Recoleta, Retiro y Puerto Madero. Además, existen conversaciones con otros 30 hoteles interesados en optimizar sus instalaciones.

Recordemos que el 43% de la plaza hotelera porteña tiene una antigüedad de más de 30 años. Según Gonzalo Robredo, titular del Ente de Turismo, el destino estaba en desventaja en cuanto a la calidad promedio de sus alojamientos en materia de confort y servicios: “Con esta iniciativa vamos a mejorar la competitividad de Buenos Aires. Muchos establecimientos no hacían reformas desde hace 20 años. Era una cuenta pendiente con el sector hotelero, en un momento de pleno auge del turismo”.

De acuerdo a las expectativas del propio Robredo, en los cinco años que tendrá de vigencia la ley se proyecta que se desembolsarán más de US$ 500 millones en hoteles nuevos y otros US$ 150 millones en obras de reformas.

 

BUSCANDO LOS 0KM.

Al margen del balance del primer cuatrimestre desde la puesta en marcha del régimen, la novedad es que el Gobierno porteño apura una reforma a la Ley de Incentivos Fiscales para conseguir captar proyectos de construcción y equipamiento de nuevos establecimientos. “El turismo es un sector estratégico para el desarrollo económico de la Ciudad. Por eso, en las próximas semanas se va a tratar en la Legislatura una iniciativa para duplicar temporalmente el beneficio para la inversión en nuevos hoteles”, señaló Julián Cohen, subsecretario de Desarrollo Económico porteño, quien amplió: “Estamos tan interesados en entregar las mejores condiciones para esta actividad que conversando con el sector y los propios legisladores nos dimos cuenta de que había espacio para crecer. Además, queda claro que no nos da lo mismo que el proyecto de inversión se haga antes de 2021 que a futuro, básicamente porque ya necesitamos incrementar la plaza de camas”.

En ese sentido, Robredo agregó que las modificaciones a la ley de incentivos surgieron de la interacción con los diversos desarrolladores interesados: “Nos fueron diciendo qué cosas necesitaban que se flexibilizaran para poder ser más agresivos en la inversión”.

Efectivamente, el 12 de junio pasado ingresó en la Legislatura un proyecto del diputado Christian Bauab (PRO), que llevaría hasta el 50% de la inversión lo que se podría recuperar en crédito fiscal (siempre y cuando el proyecto sume todos los “tickets” extras que se otorgan como incentivo). Ahora, el tope máximo es del 27,5%.

Por ejemplo, en caso de sancionarse la reforma, las carpetas presentadas hasta el 31 de diciembre de 2021 podrán duplicar: el monto base de la inversión computada para la devolución (pasaría del 10% al 20%); el incentivo extra por instalarse en uno de la treintena de barrios listados fuera del clásico circuito turístico (del 5% se elevaría al 10%); y el adicional del 2% si está en zonas tradicionales (se iría al 4%). Asimismo, si prospera la idea del Gobierno el 2,5% de suplemento en caso de que el beneficiario del régimen sea una pyme se elevaría al 10%. Además, si el proyecto es presentado antes del fin de 2021 también se ampliaría de 10 años a 15 años el plazo en el cual se podrá aplicar el crédito fiscal obtenido.

Los funcionarios coincidieron en que la apuesta es que la construcción de hoteles se produzca en nuevas zonas. “Nos encantaría que se haga uno en La Boca o mismo en Parque Patricios, donde el polo tecnológico tiene más de 18 mil empleados registrados y no tenés alojamientos para los gerentes o clientes internacionales de esas empresas”, apuntó Cohen.

 
Un modelo sin copyright

Durante la reciente edición del InverTUR, desarrollistas y ejecutivos de cadenas hoteleras elogiaron el alcance de la propuesta de incentivos de la Ciudad de Buenos Aires, tanto que varios invitaron a los representantes de otros destinos a imitar esa política. Consultado al respecto, Gonzalo Robredo respondió que el régimen porteño fue presentando el año pasado en el Consejo Federal de Turismo: “Hablamos mucho en ese ámbito y hay varios colegas que me pidieron los textos de la ley para analizarlos. De hecho, los estamos ayudando. Porque esta iniciativa es un muy buen ejemplo y testimonio para mostrarle a sus gobernadores que los incentivos tiene resultados concretos. No me cabe ninguna duda de que esto va a generar un efecto cascada en los demás distritos del país”.

En este sentido, consultamos al subsecretario de Desarrollo porteño sobre cómo pesaba el costo fiscal de la medida en las cuentas públicas: “Cuando pensás en hoteles nuevos el costo fiscal es cero. Cuando hablás de reformas es cierto que hay que compensar esa menor recaudación de Ingresos Brutos, pero el beneficio que implica tener más y mejor turismo en Buenos Aires excede sin lugar a dudas el impacto fiscal”.

En números

30 son los años de antigüedad del 43% de los hoteles en la Ciudad de Buenos Aires.

US$ 150 millones en reformas es lo que esperan en el Gobierno porteño que se inviertan en los cinco años que tendrá de vigencia la ley.

US$ 500 millones de inversión en hoteles nuevos es la expectativa que manejan en la Ciudad respecto al impacto de los incentivos. De hecho, Radisson ya anunció su desembarco con dos establecimientos que demandarán US$ 100 millones.

50% de la inversión en la construcción de hoteles 0Km. es lo que se podría recuperar en crédito fiscal a lo largo de 15 años (utilizando todos los “tickets” de incentivo) si se aprueba la reforma del régimen vigente.

60% de la inversión en remodelación, ampliación y equipamiento es lo que pueden recuperar los hoteles en crédito fiscal para Ingresos Brutos.