Información para Profesionales de Turismo
Texto
Panorama
El modelo de hotel cápsula llegó a España

En Bilbao abrió sus puertas Optimi Rooms, un hotel con “estaciones de descanso” que replica el modelo japonés, pero con un plus de servicios y cierto aire boutique que busca alejarlo de la frialdad propia de ese tipo de propuestas.

Iñaki Zabala e Íker Caballero crearon hace seis años a Optimi Center, una empresa dedicada al alquiler de espacios de trabajo físicos y virtuales en Bilbao, España. Un concepto muy en boga en el mundo para jóvenes emprendedores y también empresarios que buscan abaratar costos.

Ahora, dando un paso más allá, acaban de inaugurar el primer hotel cápsula de la península ibérica, el Optimi Rooms.

Situado en pleno centro de dicha ciudad, replica la iniciativa que tomó cuerpo en Osaka, Japón, en 1977 como alternativa a los altos precios de los hoteles convencionales. Según cuentan, la idea la tuvieron mientras veían un documental sobre las formas de vida en distintos lugares del planeta. De ahí en más se pusieron a trabajar en el proyecto, convencidos del interés que deberían despertar espacios económicos de alojamiento, tal como lo habían logrado con sus servicios de oficinas.

Pero no querían copiar el modelo, sino mejorarlo, alejándose del concepto de cápsulas angostas, claustrofóbicas, que imperan en oriente. Así, nació una modalidad más amplia, “occidentalizada”, y con más servicios adicionales.

Vale acotar que no es el primer espacio de este tipo en Europa, pero sí el primero pensado con criterio boutique. El diseño lleva la firma del arquitecto Jan Arrabal, quien utilizó materiales de vanguardia para generar un diseño minimalista, con pasillos de blanco brillante y “con aspecto de 5 estrellas pero precio de hostal”, subraya Caballero. Las obras demandaron un año y medio de trabajo y una inversión de € 450 mil.

Son 50 cabinas (36 individuales y 14 dobles) equipadas con colchones viscoelásticos anchos, televisión multimedia con acceso a Netflix y Amazon Prime, conexión para auriculares, USB, Bluetooth, caja de seguridad y sistema de apertura y cierre con tarjeta electrónica. Todo por US$ 24,95 (single) o US$ 34,95 (doble) por noche.

El target, claro está, es el público joven, que prefiere invertir en paseos, comidas y entretenimiento.

Tras señalar que “no somos un hostal ni tampoco un hotel convencional, pero superamos en comodidades a muchos establecimientos”, Zabala subrayó: “De hecho, todos los que han probado nuestras `estaciones de descanso´ (como gustan llamarlas) coinciden en que son muy cómodas, que es nuestro objetivo para que los huéspedes nos recomienden y repitan su visita”.

Este singular hotel dispone de áreas comunes con máquinas expendedoras de comidas y horno de microondas, 16 baños con duchas y 50 gabinetes amplios para guardar equipajes.

El próximo paso de Iñaki e Íber pasa por las franquicias. Dicen que varias ciudades españolas se han mostrado interesadas en operar el modelo Optimi Rooms.

En esta industria, la creatividad no tiene límites.