Información para Profesionales de Turismo
Texto
Nota de tapa
Al mal tiempo, buenas compras

Los balances de los dos grandes jugadores del mercado confirmaron la semana pasada la caída de Argentina y la pereza de la recuperación de Brasil. Pero ese escenario fue propicio para salir de shopping. Despegar cerró en los últimos días la adquisición de Falabella en Colombia, que se suma a las aprobaciones de la operación en Argentina, Chile y Perú en junio. Por su parte, con la compra de Almundo, CVC duplicaría su cuota de mercado en el país. Otro brasileño, Azul Viagens, última un acuerdo con un operador emisivo local para instalarse con nombre propio en Argentina.

La sostenida debilidad del emisivo argentino, que ya lleva un año interrumpido de caídas, no sólo dejó un tendal de ventas no realizadas, sino que también será recordado como el momento del pistoletazo de salida para el proceso de mayor concentración del mercado de la intermediación turística jamás visto. Aunque parezcan escenas contradictorias, en el fondo la secuencia desborda de coherencia.

 

PRIMER ACTO, CAÍDA A PIQUE.

La caída de las ventas de las agencias emisivas fue generalizada (no diferenció entre grandes y chicos), continuada (llevamos un año de descensos interanuales) y -fundamentalmente- muy profunda: en el período enero-junio de 2019 el volumen en dólares de las ventas de tickets aéreos internacionales a través de agencias se desplomó un 40% respecto al mismo período de 2018.

Los dos grandes operadores de la región presentaron la semana pasada sus balances y fueron elocuentes respecto al tormentoso contexto económico en Argentina. En su informe ante la Bolsa de Nueva York, Despegar, por caso, informó que el segundo trimestre del año el número de transacciones en Argentina cayó un 14% interanual, mientras que las reservas brutas (monto de los productos turísticos vendidos) descendieron un 31% en dólares. Tampoco ayudó Brasil, el otro mercado clave para Despegar, donde las transacciones declinaron tanto como en Argentina (influenciado por la quiebra de Avianca Brasil), pero en metálico se mantuvieron estables. “El trimestre representó un punto bajo para la compañía”, reconoció su director financiero, Alberto López-Gaffney, en una ronda con analistas estadounidenses donde reveló que en total los ingresos bajaron un 11%.

También CVC reconoció en su balance que Argentina vive un “ambiente económico desafiante” y que las reservas totales (a través de Biblos y Ola) medidas en reales cayeron un 18,2% en el segundo trimestre. Incluso, “festejaron” que ese recorte fue menor al del resto de los operadores del mercado argentino.

 

LA LUZ AL FINAL DEL TÚNEL.

Pese a los resultados del segundo trimestre, en sus presentaciones los gigantes de la intermediación de la región confiaron en una recuperación de Argentina. En el caso de Despegar sus directivos dijeron que si bien en el corto plazo la incertidumbre continuará, eran cautamente optimistas para la segunda parte del año, basándose en los datos de la tímida mejoría de junio y julio. Lo propio dijo CVC respecto de sus operaciones en Argentina, al indicar que en julio prácticamente fue neutro el volumen de reservas con respecto al año anterior.

 

DE COMPRAS POR LA REGIÓN.

Lo descripto hasta ahora es el panorama general, que -como dijimos- le cabe a grandes y chicos. Lo que son diferentes son las espaldas de Despegar y CVC respecto al resto. Por eso, mientras contabilizan las pérdidas infligidas por la macroeconomía local, paralelamente los gigantes salieron de compras y afianzaron sus estrategias de fusiones y expansión.

Una maniobra que hará que cuando definitivamente se salga de la crisis el ecosistema de la intermediación turística ya no vuelva a ser el mismo.

La semana pasada Despegar sorteó el último escollo que le quedaba en su inédita apuesta por la omnicanalidad: las autoridades de regulación de la competencia colombianas aprobaron la compra de Viajes Falabella, que el 60% de lo que vende son paquetes. Lo cual se suma a las venias recibidas en junio por parte de los gobiernos de Argentina, Chile y Perú. Con lo cual, por unos módicos US$ 27 millones Despegar ya es formalmente dueña del 100% de Viajes Falabella y sus 85 sucursales en la región (que facturaron -según la empresa- US$ 50 millones el último año). Un movimiento ajedrecístico con el cual la online reconoce que el futuro de las adquisiciones está en poner un pie en el canal offline. Pero también es una movida inteligente para encontrar una salida geoestratégica por el Pacífico para compensar los problemas de Argentina y de Brasil.

En el sentido inverso (del offline al online) avanza un imparable CVC, que fue adquiriendo participaciones en Submarino en Brasil, Nuevo Mundo en Perú y Biblos (Avantrip incluida) y Ola en Argentina. Lo último en la canasta del gigante brasileño fue la compra días atrás de Almundo (el

proceso llevará unos 60 días) por US$ 77 millones -descontando la deuda-. Con lo cual, de un solo saque se queda con 80 locales (70 de ellos en nuestro país) en Argentina, Brasil, Colombia y México y US$ 425 millones en facturación por reservas e ingresos de US$ 60 millones. Pero al igual que Despegar con el caso de Falabella, Almundo le da a CVC una puerta de entrada a Colombia y México, otra jugada geoestratégica que muestra que el escenario de la partida entre ambos es regional.

 

CONCENTRACIÓN NON STOP.

En Argentina Viajes Falabella tiene actualmente una decena de locales, pero no es una unidad de negocios relevante. De hecho, no está ni cerca del top ten de los principales operadores del mercado (en 2018 estuvo más allá del puesto 30 entre los emisores IATA). En cambio, en Chile, México y Perú, está entre los líderes del mercado. En el país trasandino la unión de ambas facturaciones representaría más de una cuarta parte del total. En Colombia, otro tanto.

Pero, en definitiva, el market share de Despegar en nuestro país oscilará el 17% (en base al BSP), lo que hasta la semana pasada le alcanzaba con holgura para ejercer el dominio en el mercado local. Es que de confirmarse la compra de Almundo por parte de CVC, el gigante brasileño quedaría a nada de empardarle la mano a Despegar. Según informó el jueves pasado en la presentación de su balance, CVC Corp pasaría de tener un 7,3% del mercado de la intermediación (producto del 4,3% de Ola y el 3% del bibam) a ostentar el 13,7% del market share local con la adquisición de Almundo (6,4%).

Con lo cual, casi una tercera parte del mercado de la comercialización turística en Argentina podría quedar en manos de dos compañías. De todos modos, los analistas consultados ponen en duda esas cifras, ya que no hay datos ciertos sobre las ventas de servicios terrestres como sí los hay con el aéreo.

 

QUE NO SE CORTE.

En una de las periódicas rondas con inversionistas, la semana pasada un alto ejecutivo de una comercializadora turística líder reconocía que la debilidad del mercado argentino era una oportunidad para seguir ganando market share a través de nuevas adquisiciones y capitalizaciones. Es que la larga duración de la crisis del emisivo combinado con el imposible acceso a financiamiento en un escenario macroeconómico recesivo son la mejor atmósfera para que prosperen nuevas compras de jugadores exhaustos.

 
Sigue cayendo gente al baile

Aunque no se inscriba dentro de este escenario de concentración, al cierre de esta edición se estaba ultimando en Brasil la firma de un acuerdo por el cual desembarcaría en Argentina otro jugador verde amarelo de peso. Se trata de Azul Viagens, la agencia de viajes de la aerolínea Azul, que tiene en Brasil más de 34 locales y toda la capilaridad que le ofrece la compañía aérea. El convenio en cuestión serviría para que un operador mayorista argentino (por ahora prefieren mantener la operación en secreto hasta que se confirme) provea la parte operativa del desembarco de Azul Viagens como minorista en Argentina.

En números

40% se desplomó el volumen en dólares de las ventas de tickets aéreos internacionales a través de agencias en el primer semestre de 2019.

165 son los puntos de venta offline que sumaron Despegar y CVC con las últimas dos compras de Falabella y Almundo.

13,7% pasaría a ser el market share de CVC en Argentina tras la adquisición de Almundo.

16,5% del total de los dólares vendido en aéreos por agencias en el primer semestre de 2019 fueron producidos por Despegar.