Información para Profesionales de Turismo
Texto
Actualidad
El paro nacional y el estado de excepción afectaron al sector turístico y a la imagen del país

El paro nacional generó varios inconvenientes al sector turístico. Vuelos suspendidos, así como daños a bienes patrimoniales y cancelaciones de miles de reservas de habitaciones y eventos programados han afectado a la industria que rechaza los actos violentos vividos en el país. El 4 de octubre se levantó el paro. Sin embargo, durante el fin de semana continuaban las complicaciones para el tránsito de los turistas en el país, y desde los gremios del sector turístico se replicaban, vía Twitter y otras redes sociales, los pedidos de ayuda y apoyo a las autoridades para evacuar turistas de Otavalo, Riobamba y Guamote, donde según las fuentes las rutas continuaban cortadas y los activistas se mostraban "muy violentos y agresivos" frente a "turistas aterrados". 

 

El gobierno ecuatoriano anunció medidas económicas, entre las que se destacan la eliminación del subsidio a combustibles como el diésel y la gasolina extra, así como reformas laborales. Estos motivos generaron protestas a nivel nacional por parte de gremios de transporte, organizaciones sociales, estudiantes, entre otros, desde el 3 de octubre. Como consecuencia de dichas manifestaciones se decretó un estado de excepción que implicó varias disposiciones, entre las que se destacan:

-El cierre o la habilitación de puertos, aeropuertos y pasos fronterizos.

-La movilización y las requisiciones que sean necesarias, y decretar la desmovilización nacional, cuando se restablezca la normalidad.

-El empleo de las Fuerzas Armadas y de la Policía Nacional y llamar a servicio activo a toda la reserva o a una parte de ella, así como al personal de otras instituciones.

-Disponer censura previa en la información de los medios de comunicación social con relación a los motivos del estado de excepción y a la seguridad del Estado.

 

LAS REACCIONES Y AFETACIONES.

La Federación Nacional de Cámaras Provinciales de Turismo (Fenacaptur) expresó su rechazo a estos hechos. “Protestar es un derecho que tenemos todos los ecuatorianos. En lo que estamos en desacuerdo es en todo tipo de acto de movilizaciones y disturbios o cualquier actividad que dañe la estabilidad de país”, señaló Holbach Muñetón, presidente de la entidad, al tiempo que invitó a los sectores implicados al diálogo y al consenso. En una entrevista con Ladevi, el directivo además dijo que los turistas extranjeros se ven afectados por estos acontecimientos, ya que planifican sus viajes con mucho tiempo de anticipación. 

El Ministerio de Turismo de Ecuador también desestimó enfáticamente a quienes cometieron afectaciones a bienes patrimoniales en los centros históricos de Cuenca y Quito. “Cualquier daño que se produzca en estos sitios va en desmedro de la imagen del país, de la actividad turística y de quienes viven en ella”.

Hasta la tarde del 4 de octubre el servicio de transporte continuaba paralizado. Por esta razón el gobierno nacional dispuso de manera gratuita trasladar a los ciudadanos hacia diferentes puntos a cargo de personal militar.

“El bloqueo de vías no es aceptable bajo ningún punto de vista. Son ingentes las que le producen pérdidas al país y a todos los sectores productivos. Afectación a la que no es ajena el sector turístico y hotelero, de forma particular por la cancelación de miles de reservas de habitaciones, de eventos programados que no se pueden cumplir”, comunicó André Obiol, presidente nacional de la Federación Hotelera de Ecuador (Ahotec). De su lado, la Federación Nacional de Transporte Turístico de Ecuador (Fenatture) señaló que acoge la disposición gubernamental e impugnó los actos suscitados.

Una vez que se levantó el paro, la Fenacaptur emitió un comunicado en el que sostenía: "Cuesta mucho tiempo y recursos posicionar a Ecuador y sus recursos como destino, y las acciones de violencia destruyen ese esfuerzo de mucho tiempo y recursos, afectando gravemente la imagen del país en los mercados internacionales. Requerimos al Gobierno Nacional que garantice la seguridad y la libre movilización de los turistas qe aún no llegan a sus destinos y aeropuertos". 

 Foto: AFP.

 

 

 

 
SOBRE LOS VUELOS

El aeropuerto de Quito informó que varios vuelos fueron cancelados el 3 de octubre. Sin embargo, hasta el cierre de esta edición, la entidad comunicó que las operaciones se encuentran abiertas. La Autoridad Aeroportuaria de Guayaquil indicó que el aeropuerto de la ciudad se encuentra operativo. No obstante, algunos vuelos se encuentran demorados, por lo que invitó a la ciudadanía a informarse por medio de www.aag.org.ec. Finalmente, los aeropuertos de Quito, Guayaquil y Cuenca recomendaron contactarse con las aerolíneas para conocer el estado de sus vuelos.