Información para Profesionales de Turismo
Texto
Nota de tapa
PRECLEARANCE. ¿Está listo El Dorado?

El preclearance, la entrevista migratoria de Estados Unidos que se haría en el aeropuerto El Dorado antes de que el pasajero inicie su viaje hacia ese país, ha recibido más objeciones que alabanzas. Temas como la congestión de la terminal actual y las fuentes de financiación son algunos de los principales reparos hechos desde diversos sectores a la medida, que ya está siendo negociada por las autoridades. ¿Cuáles serían las implicaciones de esta operación?

La industria de los viajes se encuentra a la expectativa de la implementación del preclearance (o preautorización, en inglés), un procedimiento mediante el cual oficiales estadounidenses realizarán la entrevista migratoria en las instalaciones del Aeropuerto El Dorado. Lo anterior, con el fin de minimizar el tiempo de espera de los viajeros en los aeropuertos norteamericanos, recortar sus tiempos de conexión y reducir el número de deportaciones por no admisión.

Este procedimiento fue anunciado el pasado agosto por el entonces embajador de Estados Unidos en Colombia, Kevin Whitaker, quien dijo en su momento que este proceso sería un hecho para los viajeros desde Bogotá en no más de un año. Las ventajas, según la Agencia Federal de Aduanas y Protección Fronteriza de los Estados Unidos (CBP, por sus siglas en inglés), radican en que “los pasajeros internacionales preautorizados no requieren inspección al arribar a su aeropuerto de ingreso a Estados Unidos, lo que resulta en tiempos de conexión más cortos y una llegada más pronta a su destino final”.

En esta misma línea opinó Juan Carlos Briceño, presidente del Comité Visit USA, quien señaló que este proceso, además de optimizar los tiempos de espera de los viajeros, busca posicionar a la terminal aérea bogotana como una de las principales del continente para conectar al gigante norteamericano. El interés de Estados Unidos en Colombia se funda en el importante flujo de viajeros que le representa a ese país el aeropuerto de la capital, que el año pasado transportó cerca de 845 mil pasajeros en más de 150 vuelos por semana.

No obstante, no han sido pocos los detractores de la iniciativa, quienes alegan que la terminal no se encuentra preparada para realizar este proceso y que los efectos para los viajeros y el tráfico de la terminal serían adversos. ¿Cuáles son las implicaciones de esta implementación?

 

TIEMPOS DE CONEXIÓN.

El primero de los efectos, y el más lógico, es el ahorro de tiempo del pasajero a su llegada a Estados Unidos. Dado que algunos aeropuertos estadounidenses pueden ser algunos de los más transitados del mundo, los tiempos de espera en estas filas para la entrevista migratoria pueden tomar hasta, incluso, 150 minutos en horas pico.

Un viajero preautorizado no requiere hacer la entrevista, por lo que su espera en estas largas filas es cero. De la misma forma, pasajeros en conexión (por ejemplo, hacia destinos asiáticos o domésticos en Estados Unidos con los que no hay conectividad) podrán recortar sus tiempos de tránsito y evitarse largas filas que deben hacer junto con viajeros de todos los rincones del mundo.

Esto resultaría particularmente beneficioso para las aerolíneas norteamericanas, quienes suelen enviar pasajeros conectando a través de sus distintos hubs en Miami, Atlanta, Nueva York, Houston, Newark, Dallas, Fort Lauderdale y Orlando. Estos viajeros podrán transitar mucho más rápido a través de los aeropuertos, lo cual mejora significativamente su experiencia de viaje.

No obstante, para las aerolíneas locales, cuyo negocio se basa en llevar a pasajeros a Bogotá para de allí conectar hacia destinos estadounidenses, la preautorización podría resultar inconveniente. Andrés Uribe, gerente de la IATA para Colombia, indicó: “Bogotá es un hub de conexiones, y uno de los factores de éxito para un aeropuerto de este tipo es ofrecer tránsitos rápidos. Un preclearance añadirá de 50 a 60 minutos a los tiempos de conexión para viajeros a Estados Unidos. Eso hace que los itinerarios vía Bogotá se vuelvan menos competitivos frente a competidores regionales como Panamá o Lima”.

 

PROBLEMA DE INFRAESTRUCTURA.

CBP se mostró en desacuerdo con este punto de vista, pues señaló que todo el filtro de control de pasaportes se ha venido realizando en otras terminales del mundo de manera exitosa y sin añadir tiempos significativos a las conexiones de los viajeros. Sin embargo, para Álvaro González, gerente general de Opain, empresa operadora del Aeropuerto El Dorado, esto solo se puede arreglar con una infraestructura dedicada a la preautorización de viajeros.

“Hay gente que dice que el preclearance añade tiempo a las conexiones, pero eso depende de cómo se establezca el proyecto. Es bueno si hay infraestructura dedicada con procedimientos claros. Para un viajero es mucho más fácil hacerlo acá, con pocos pasajeros, que allá, en donde se puede encontrar con miles de personas en la fila”, puntualizó González.

Para el directivo aeroportuario, esta infraestructura hoy no existe en el aeropuerto, por lo que habría que expandir la terminal actual con edificaciones adicionales. En la misma línea opinó Uribe, quien resaltó: “El proceso necesita una infraestructura dedicada exclusivamente en puntos de contacto y salas, lo que significa que el aeropuerto, que ya está congestionado y estrecho, perderá capacidad. Si se construye infraestructura dedicada, como la que existe en terminales canadienses o irlandeses, se puede solucionar el tema”.

No obstante, la IATA fue enfática en destacar que la preautorización requeriría que todas las aerolíneas ajusten sus tiempos de conexión y que, por esta misma razón, está más pensada para terminales cuyo mercado sea predominantemente local, tales como Cartagena, Cali o Medellín. Sin embargo, desde CBP señalaron que la negociación en curso solo incluye, al menos por el momento, la implementación en El Dorado.

 

¿QUIÉN ASUME EL COSTO?

Este es uno de los temas más importantes, pues es una mesa de negociación entre los dos gobiernos la que determina cuáles son los desarrollos que se harán en la terminal existente y los costos asociados con los mismos. Opain indicó que la mesa está sesionando, pero aún no es claro qué es lo que se tiene que hacer, cuánto costaría y quién lo financiaría. “No hemos llegado a la profundidad de esa operación”, destacó.

Para Andrés Uribe, estimaciones iniciales indicarían que la implementación del preclearance costaría alrededor de US$ 40 millones durante el primer año de operación. La responsabilidad sobre estos costos aún no ha sido pactada. Para la asociación, la principal preocupación radica en que el valor sea asumido por el gobierno colombiano y, por consiguiente, por los viajeros a través de incrementos en la tasa aeroportuaria, las tarifas aéreas o la carga impositiva.

 

PRECLEARANCE: SEMÁFORO EN AMARILLO.

Actualmente, corresponde a la Unidad Administrativa Especial Migración Colombia conducir la negociación con el Gobierno de Estados Unidos. Todas las fuentes consultadas concluyeron que es esta autoridad quien pactará las fechas de implementación, los desarrollos a realizar y la responsabilidad sobre sus costos. Ninguno de estos factores se conoce aún.

Consultamos a Migración Colombia para obtener más información sobre el avance de estas negociaciones. “Actualmente se están trabajando las diferentes mesas para establecer los procedimientos tanto de las autoridades colombianas como norteamericanas. Una vez se tenga definido se dará a conocer a la opinión pública”, aseguró un portavoz a este medio.

Por el momento, el preclearance deja a la industria de los viajes con más preguntas que respuestas.

 
¿CÓMO ES LA OPERACIÓN DE BOGOTÁ A ESTADOS UNIDOS?

Con 171 frecuencias semanales, que se incrementan a 185 durante la temporada de vacaciones, Estados Unidos es el primer destino internacional por número de pasajeros desde el Aeropuerto El Dorado, cubriendo un total de 10 ciudades (Atlanta, Dallas, Fort Lauderdale, Houston, Los Ángeles, Miami, Newark, Nueva York, Orlando y Washington DC) con seis aerolíneas (Avianca, American Airlines, Delta Air Lines, United Airlines, JetBlue Airways y Spirit Airlines). Las horas más congestionadas de la jornada son alrededor del mediodía y al comienzo de la noche.

CIUDADES CON PRECLEARANCE IMPLEMENTADO.

Actualmente, 16 aeropuertos cuentan con preautorización para viajeros a Estados Unidos: nueve en Canadá (Calgary, Edmonton, Halifax, Montreal, Ottawa, Toronto, Vancouver, Victoria y Winnipeg), cuatro en el Caribe (Freeport y Nassau, Bahamas; Bermuda y Aruba), dos en Irlanda (Dublín y Shannon) y uno en Abu Dhabi, Emiratos Árabes Unidos. La iniciativa ha sido extendida a varias decenas de terminales aéreas de vital importancia para el mercado estadounidense, como Londres-Heathrow, París-Charles de Gaulle y Tokio-Narita. Sin embargo, estas terminales han declinado la oferta o postergado su implementación.